fbpx
sábado, mayo 18, 2024
InicioGastronomíaEl Valle italiano de las manzanas

El Valle italiano de las manzanas

En la ladera soleada de los Alpes, donde el aire es puro y la vista es deslumbrante, se encuentra el Valle italiano de las manzanas, ubicado en el Tirol del Sur – Südtirol. Este valle, conocido por ser el área de manzanares más extensa y concentrada de Europa, ofrece un entorno perfecto para el cultivo de manzanas. Aquí, el clima es ideal, con una mezcla de sol alpino y la brisa fresca de las montañas, creando las condiciones perfectas para que las manzanas crezcan jugosas, crujientes y deliciosas, alcanzando una fama que las posiciona entre las más conocidas en el mundo.

La primavera en el Tirol del Sur – Südtirol es un tiempo de renacimiento y belleza, esperado con ansias durante todo el año. Esta estación trae consigo un espectáculo visual y olfativo único, cuando los miles de manzanos de la zona comienzan a florecer. Los valles se transforman en un tapiz de blanco y rosa, con flores que se mecen suavemente al viento, llenando el aire con un aroma dulce y embriagador. Este despliegue de colores y fragancias no solo es una maravilla para la vista y el olfato, sino también un importante preludio para la cosecha de manzanas, señalando el comienzo de un nuevo ciclo de vida en este idílico rincón del mundo.

La floración del Valle italiano de las manzanas

El valle italiano de las manzanas | Viaje con Escalas
Floración de los manzanos |Fotos: Manzana Marlene@

Este período de belleza y esplendor natural en el Valle italiano de las manzanas, en el Tirol del Sur – Südtirol, no es solo un espectáculo visual, sino también una etapa crucial para la futura cosecha. Los agricultores se enfrentan al desafío de mantener las flores intactas y protegidas de los caprichos del clima. Una polinización óptima es esencial; de ella depende la calidad y abundancia de la cosecha de manzanas.

Sin embargo, este proceso es todo menos sencillo. El Valle cuenta con un ingenioso sistema antiheladas, crucial para proteger las delicadas flores del frío intenso.

Ricky Huber Ortler, cultivadora y embajadora de la manzana Marlene®, subraya la importancia de esta fase. “La floración es un momento delicado y el esfuerzo de los cultivadores es vital. Durante la primavera, proteger los manzanos de las bajas temperaturas nocturnas es una tarea primordial. Si la temperatura cae por debajo de cero, es crucial aislar las yemas para evitar que el hielo las dañe”.

El Valle italiano de las manzanas requiere de un riego antiheladas, aún en primavera las temperaturas llegan por debajo de los cero grados. |Fotos: Manzana Marlene®

Para ello se utiliza un sistema conocido como riego antiheladas, con el que se crea una capa de hielo alrededor de los brotes, protegiéndolos de cualquier posible daño por temperaturas extremas. Se trata de un fenómeno que se conoce como calor de solidificación: el agua congelada alrededor de las yemas del árbol libera energía e impide que la temperatura del interior, protegida por la capa de hielo, descienda por debajo de cero. 

“Por fortuna tenemos una aplicación de alerta de heladas, que en cuanto suena la alarma, tenemos que actuar rápidamente para activar el riesgo por aspersión, da igual la hora de la noche que sea”, dice la cultivadora Ricky.

Además de funcionar como una eficaz protección natural, la capa de hielo sobre los manzanos en flor los convierte en otro espectáculo de inusual belleza. Igualmente impresionante como espectáculo nocturno es ver las filas de velas antiheladas encendidas que, con el mismo fin, se colocan a lo largo de las hileras de manzanares en algunas zonas de cultivo.

De la flor al fruto. Polinización natural con abejas

El Valle italiano de las manzanas en los Alpes italianos en plena floración | Fotos: Manzanas Marlene®

“La floración desempeña un papel increíblemente importante en el ciclo vital de una manzana, es la base del nacimiento de la fruta”, explica Ricky Huber Ortler.

“Durante la etapa de la floración colaboramos estrechamente con los apicultores: ellos transportan las colmenas a los manzanares y nosotros nos aseguramos de que no se utilicen productos fitosanitarios perjudiciales para las abejas”.

Curiosamente, el singular color blanco rosado de las flores de los manzanos sirve para atraer a las abejas, abejorros y avispas, de modo que las flores son polinizadas y las manzanas nacen al cabo de unos meses.

En el Valle italiano de las manzanas trabajan cerca de 4.600 familias, y en primavera, cada una de ellas pone el máximo empeño para proteger las plantas y conseguir una polinización exitosa.

Pero, ¿cómo funciona el proceso? Cuando una abeja se posa en una flor para chupar su néctar, el polen se queda adherido a sus patas. Cuando vuela a la siguiente flor, el insecto transporta el polen y esto favorece la polinización. El polen es transferido desde el estambre (órgano floral masculino) hasta el estigma (órgano floral femenino). De esta forma, se produce la germinación y fecundación de óvulos de la flor, lo que da lugar a la producción de semillas y frutos. 

Un proceso que debe darse de forma completa y armoniosa en todo el manzano, de lo contrario se corre el riesgo de que el fruto no crezca, o de que sólo lo haga en una rama del árbol. Para obtener una cantidad suficiente de manzanas maduras, hay que fertilizar entre el 3% y el 8% de las flores del manzano.

Parte del trabajo de los cultivadores en primavera es también asegurarse de que los virus, las bacterias y las esporas de hongos no atacan a los manzanos. Nunca hay que bajar la guardia.

Las flores de los manzanos crecen en comunidad

La floración de los manzanos en el Valle italiano de las manzanas es todo un espectáculo natural |Fotos: Manzanas Marlene®

Un dato curioso: las flores de los manzanos se producen en grupos. La flor central, o “cabeza”, florece primero y es la que produce los frutos. Otro hecho interesante es que cada variedad de manzana tiene una flor diferente, en términos de color, filigrana y tamaño.

Los primeros frutos pequeños comienzan a aparecer en junio. Los cultivadores tienen que “ralear” la planta, dejando una o dos manzanas en cada brote y eliminando el resto para no sobrecargar la planta. Después, sólo queda esperar hasta el final del verano para empezar a recoger las manzanas.

A pesar de que es un momento corto en el calendario, la floración es clave y especial en el ciclo de crecimiento de las manzanas del sello azul. Las condiciones orográficas y climatológicas de Tirol del Sur/Südtirol junto con el trabajo de los cultivadores durante todo el año, pero especialmente estos días, demuestran el por qué la fama de las hijas de los Alpes.  

Con información de Manzanas Marlene®

Si te gustan nuestros contenidos, ¡danos cafeína para seguir!

Arlene Bayliss
¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona. Comunicación y periodismo de viajes.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Sigue viajando

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto o puede renunciar si lo desea.    +info
Privacidad