fbpx
martes, abril 16, 2024
InicioGastronomíaAgave en vena: tequila, mezcal y pulque

Agave en vena: tequila, mezcal y pulque


En este rincón soleado del mundo, donde el cielo parece estar siempre de fiesta con su manto azul, el agave se yergue orgulloso, como el abuelo sabio de la tierra mexicana. Este no es solo un cultivo; es el alma fiestera de una nación, echando raíces profundas en el corazón de la historia de México.

Aquí, el tequila, el mezcal y el pulque no son simplemente tragos para animar la noche; son los narradores de una saga épica, destilando las aventuras y desventuras de un pueblo a través de los tiempos. Imagínalos como tres compadres, cada uno con su propia historia que contar, su carácter único, ofreciéndonos un boleto de primera fila a un viaje a través de los siglos.

El viaje comienza con el pulque, ese abrazo suave y fermentado de los dioses, que era ya la estrella de las fiestas aztecas mucho antes de que el calendario marcara el año cero. Este líquido ancestral, con su espíritu gentil y sabiduría milenaria, teje historias de celebraciones sagradas y rituales de antaño. Luego, con un giro del destino y un poco de magia española, entran en escena el tequila y el mezcal, como los jóvenes valientes dispuestos a contar sus propias historias. El tequila, luciendo su traje dorado, se convierte en el alma de la fiesta, llevando el nombre de Jalisco a rincones lejanos del mundo, mientras que el mezcal, con su sabor ahumado y profundo, susurra secretos de la tierra volcánica y de las manos que lo moldean. Juntos, estos tres amigos líquidos nos invitan a brindar por las alegrías y penas, por las victorias y derrotas, por todo lo que hace vibrar al corazón de México

La historia líquida de México

¿Sabías que el agave, conocido como el ‘Árbol de las Maravillas’ por los indígenas mexicanos, puede tardar de 8 a 25 años en madurar antes de estar listo para la cosecha? Una vez que alcanza su punto óptimo, se corta dejando solo el corazón, el cual es la base para producir tequila, mezcal y pulque. ¡Una larga espera para un sabor inolvidable!

¿Qué sería de México sin tequila, mezcal y pulque? No lo sabemos pero la historia es fascinante. El tequila, por ejemplo, nacido en Jalisco, es como el primo popular en la reunión familiar, aquel que tiene anécdotas para todas las ocasiones. Originario de la destilación del agave azul, este espíritu se ha convertido en sinónimo de fiesta, pero su viaje comenzó mucho antes, en los campos azulados donde el agave crece hasta por diez años antes de decir “estoy listo”. Este proceso de espera, como la anticipación antes de un gran festejo, es crucial para su sabor único.

Desde sus humildes comienzos en pequeñas destilerías familiares hasta convertirse en el alma de las fiestas más chic alrededor del mundo, el tequila ha sido testigo y protagonista de innumerables historias. Pero no te dejes engañar, a pesar de su fama internacional, el tequila mantiene su corazón anclado en Jalisco, contando historias de tierras rojizas y de la dedicación de aquellos que lo cultivan y destilan, como abuelos contando cuentos a las nuevas generaciones.

Luego tenemos al mezcal, el misterioso, el que tiene esa vibra de “he vivido mil vidas y tengo secretos que contar”. Si el tequila es el alma de la fiesta, el mezcal es el enigmático que se queda en un rincón, cautivando a todos con su complejidad. Originario de Oaxaca pero también producido en otros estados, el mezcal se elabora de varias especies de agave, cada una aportando su nota distintiva a este elixir ahumado. La magia del mezcal reside en su proceso de producción artesanal, donde las piñas de agave se cocinan en hornos de tierra, absorbiendo el sabor de la tierra y el fuego, como si cada sorbo contuviera el espíritu de los volcanes y los bosques mexicanos.

Este compadre ahumado ha ganado adeptos en todo el mundo, seduciendo paladares con su profundidad y su historia de resistencia y renacimiento. Aunque en tiempos pasados fue visto como el pariente pobre del tequila, hoy en día el mezcal se ha puesto de pie, orgulloso, como un guardián de la tradición y un símbolo de la diversidad mexicana, demostrando que a veces, los secretos más profundos y las historias más intensas vienen en los envases más humildes.

Y finalmente, pero no menos importante en esta historia de tequila, mezcal y pulque, este último es el venerable anciano de las bebidas mexicanas. Este es el trago que se remonta a los tiempos de los aztecas, un lazo directo con el pasado prehispánico de México. El pulque es humilde, es sencillo, es la bebida que ha nutrido al pueblo mexicano desde antes que las destilerías fueran siquiera una idea. Fermentado de la savia del maguey, el pulque es como un libro abierto a las tradiciones de un México ancestral, ofreciendo una dulzura suave y un abrazo cálido a aquellos que buscan conectar con la tierra.

Aunque en tiempos modernos ha sido eclipsado por sus primos más famosos, el pulque está viviendo su propio renacimiento, invitando a una nueva generación a descubrir y a apreciar su riqueza histórica y su lugar en el tapiz cultural de México. Como el anciano en la fiesta que aún tiene unos cuantos pasos de baile que enseñar, el pulque nos recuerda que no hay futuro sin pasado, y que las tradiciones son el alma de la fiesta que llamamos vida.

Hasta entre compadres hay diferencias: tequila, mezcal y pulque

Hasta entre compadres hay diferencias: tequila, mezcal y pulque
En el corazón de la cultura del tequila, los tradicionales ‘caballitos’ son los vasos predilectos para disfrutar esta icónica bebida mexicana. Curiosamente, cuando este espíritu cruzó el océano, en España adoptó una nueva forma de ser consumido y recibió un nuevo nombre: ‘chupitos’. Estos pequeños vasos, ideales para un trago rápido, reflejan la universalidad del tequila, adaptándose y siendo celebrado en culturas alrededor del mundo.

El tequila se degusta puro, permitiendo que su esencia hable sin adornos, pero también en cocteles o con limón y sal, marcando la diversidad de su espíritu festivo. El mezcal, por otro lado, servido con naranja y sal de gusano. Y el pulque, esa bebida de textura única y lazo directo con el pasado ancestral de México, es al natural, aunque también los hay de sabores.

Mientras que el tequila solo puede ser destilado del agave azul y principalmente en Jalisco, el mezcal se obtiene de más de 30 tipos de agave y es más asociado con Oaxaca, aunque se produce en varios estados. El pulque, por otro lado, no es destilado sino fermentado directamente de la savia del agave, conocida como aguamiel.

El tequila suele tener un sabor más suave y directo, con notas que varían según su envejecimiento en barricas. El mezcal es conocido por su característico sabor ahumado, producto de su proceso de cocción en hornos de tierra. El pulque es más suave y ligeramente ácido, con una textura que puede ser un poco viscosa para los no iniciados.

Las rutas de las bebidas de México

Rutas del Tequila

Ruta del Tequila en Jalisco. Una exploración por la región donde el agave azul crece bajo el sol mexicano, dando vida al tequila. Se pueden visitar y recorrer destilerías históricas y modernas, participar en catas dirigidas por expertos y maravillarse con campos de agave que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La ruta pasa por pueblos encantadores como Tequila, Amatitán, Arenal y otros, cada uno con su propia historia y secretos del tequila para compartir.

Rutas del Mezcal

Para el mezcal, Oaxaca es el destino. Aquí, la Ruta del Mezcal lleva a los entusiastas a través de palenques (lugares donde se produce el mezcal) en los valles centrales de Oaxaca, donde pueden aprender sobre el ancestral proceso de producción del mezcal, desde la cosecha del agave hasta la destilación. Es una oportunidad única para probar mezcales artesanales que no se encuentran en otro lugar, aprender sobre las variedades de agave y entender la profunda conexión de esta bebida con la cultura oaxaqueña.

Rutas del Pulque

Aunque menos formalizada que las rutas del tequila y el mezcal, existe una creciente apreciación por el pulque, particularmente en los estados de Hidalgo y Tlaxcala. Aquí, los visitantes pueden explorar antiguas haciendas pulqueras, algunas de las cuales datan de la época colonial, y aprender sobre el proceso de fermentación del aguamiel para producir pulque.

Arlene Bayliss
¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona. Comunicación y periodismo de viajes.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Sigue viajando

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto o puede renunciar si lo desea.    +info
Privacidad