fbpx
Gastronomía

The Mayflower Pub, una pinta por Acción de Gracias

¿Quién no ha oído hablar del Día de Acción de Gracias? La tele y toda la maquinaria cultural, propagandística y comercial estadounidense se han encargado de que sepamos de su existencia.

Sin embargo, ¿sabes la historia de esta celebración?

Vamos a contarla, y lo mejor para ello es imaginarse sentado en las mesas de The Mayflower Pub en Londres. Sí, tomando una pinta.

Aguas abajo del río Támesis, en la barriada de Rotherhithe Village. Allí en el siglo XVIII hubo un pequeño puerto. Desde ese muelle, visible desde el pub, zarpó el Mayflower en julio de 1620 cargado con los peregrinos que originaron el Día de Acción de Gracias.

Todo empezó en el barco Mayflower

Origen del Día de Acción de Gracias
Fotos: The Mayflower Pub

El capitán del Mayflower era Christopher Jones. Un curtido marino originario precisamente de Rotherhithe. Estaba acostumbrado a navegar con su buque mercante, y descansar entre viaje y viaje en su pub favorito, que casi era una oficina para él.

El caso es que un día le propusieron un viaje que no consistía en transportar cosas, sino personas. Un grupo quería cruzar el Atlántico para llegar a Norteamérica, donde ansiaban establecerse como colonos para vivir sus creencias y su religión en libertad. 

Al capitán Jones no le pareció mal el precio, así que aceptó el encargo.

Y convocó a los viajeros en el muelle de Rotherhithe, o mejor aún en el actual The Mayflower Pub, de manera que pudiera beber una última pinta en tierra firme antes de comenzar la larga travesía.

Dos meses de viaje para un Thanksgiving Day

De la mesa al pub The Mayflower
Fotos: The Mayflower Pub

En julio de 1620, el Mayflower zarpó desde este punto aguas abajo de Tower Bridge (que no existía entonces) para poner rumbo a la desembocadura del Támesis cerca del Canal de la Mancha. 

El navío iba cargado con 65 peregrinos y 30 tripulantes. Pero antes de emprender la aventura, estaba prevista una escala en Southampton para aprovisionarse de víveres y partir junto a otro buque el Speedwell.

Pero no fue así. 

Este segundo barco nunca emprendió la travesía transoceánica. La hizo en solitario el Mayflower, que además aumentó el pasaje hasta 102 peregrinos, zarpando hacia el oeste el 6 de septiembre de 1620. 

Les esperaban más de dos meses de viaje hasta el por fin el 11 de noviembre avistaron tierra. 

No obstante, las condiciones del mar y las tormentas no les dejaron alcanzar la ansiada costa de Virginia, y tuvieron que desembarcar en Cape Cod, en el actual Massachusetts. 

Allí les sorprendió un duro invierno, unos lugares desconocidos y los nativos de estas tierras, como los indios wampanoag, que lejos de atacarles, fueron quienes les enseñaron a cultivar y a sobrevivir durante aquellos fríos y hambrientos meses. 

Precisamente eso se homenajea en el Thanksgiving Day o el Día de Acción de Gracias. La fiesta de agradecimiento que hicieron los colonos a los pueblos originarios. 

Una fiesta en la que se comió pavo, maíz, arándanos y todo eso que hoy sigue llenando las mesas estadounidenses el cuarto jueves del mes de noviembre.

De la mesa a The Mayflower Pub

La barra del emblemático The Mayflower Pub
Fotos: The Mayflower Pub

Pero volvamos al bar donde todo comenzó, a The Mayflower Pub, tal y como hizo el Capitán Jones. Los colonos se quedaron en Estados Unidos, pero él regresó y desembarcó en su muelle de Londres y en su taberna el día 6 de mayo de 1621.

Lo cierto es que ya no hizo muchos más viajes, porque falleció poco después. 

Su cuerpo halló sepultura en el cementerio de la iglesia de Santa María en Rotherhithe, a un paso del pub y del río. En principio, fue enterrado en una tumba sin nombre, sin embargo hoy en día hay una estatua en su memoria.

Pero sobre todo se le puede evocar bebiendo una pinta y tomando un contundente plato de fish and chips. Más típico y auténtico imposible. Y es que The Mayflower Pub es uno de los pubs londinenses más vetustos. Aquí se sirve cerveza y pescado con patatas desde 1550. 

¡Una dilatada historia! 

Puede que el local haya cambiado de decoración y de propietarios en innumerables ocasiones, pero aún así se sigue respirando la atmósfera que inspira las mejores historias de aguerridos marinos.

Categorías
GastronomíaHistoria

Periodista, creador de contenidos independiente.

Deja un comentario