fbpx
lunes, septiembre 26, 2022
InicioDiariosÉste soy yo. Pataxó de Brasil

Éste soy yo. Pataxó de Brasil

Fue hace algunos años, durante un viaje al sur de Bahía, cuando conocí al pequeño Aruanã. Él tenía cuatro años y vivía en un pueblo indígena en Porto Seguro, al extremo sur; el lugar donde los portugueses llegaron por primera vez a Brasil en el año de 1500.

Empiezan a caer unas gotas de lluvia sobre la bosque. Tan finas y escasas que ni los colibríes se habían percibido y continuaron a posar, sin rumbo, de jazmín en jazmín. Los niños indios, que eran muchos y llenos de gracia, miraron hacia el cielo gris y extendieron las manos. Una de las madres vociferó algo, a lo lejos, y todos corrieron, apresurados. Habían decidido continuar los juegos en el interior de una oca, como se le define a una vivienda indígena.

Me acerqué despacio y me quedé allí, sentado en un rincón, observando la animación. El sol entraba por las rendijas del techo de hojas de palmera y uno de sus rayos dio sobre las cabezas de los pequeños indígenas que jugaban al corro, hacían palmas y cantaban canciones del folclor Pataxó. Había un grupo de ellos al otro lado de la oca; estaban acostados sobre el suelo de barro y hacían dibujos coloridos en una hoja de papel. La mayoría eran niños alegres y afectuosos: sonreían, me abrazaban y hacían todo tipo de preguntas. En poco tiempo, ya éramos todos amigos.

Esparcí algunas hojas en blanco y les pedí que se dibujasen a sí mismos. Fue, en este momento, cuando conocí al pequeño Aruanã. Su piel era bien morena, tenía el rostro redondeado y mofletudo. Su cabello era negro, muy liso y le caía por encima de la frente. Tenía una sonrisa larga, contagiosa y sus ojitos alargados se quedaban aún más pequeños cuando sonreía.

Una niña llamada Arabi, de ocho años, se dibujó elegante con collares y adornos de plumas en la cabeza. Destacó también la aldea y el bosque alrededor.

“¡Muy bien Arabi! ¡Ha quedado muy bien!”

Ya Aruanã invento algo distinto: garabateó los peces, los árboles, el macacos, el jaguar, las flores, la oca, las nubes, el sol …

“Uy, Aruanã. Falta algo. ¿Dónde estás tú aquí?”, le pregunté.

El pequeño me miró con una cara confusa y, después, apuntó nuevamente para el río, el bosque, los animales, la aldea y el cielo. Y, después, dijo:

“Éste soy yo”.

Acabé pasando el final de la semana en aquel poblado indígena. Fue una experiencia intensa: dormir en una red, lavarme en el río, aprender el tiro con arco y flecha, comer pescado asado en hoja de patioba y participar en una ceremonia la noche de luna llena. Pude conocer, además, la lucha de los indios contra la discriminación y la falta de derechos. Aquel lugar que siempre había sido un sitio sagrado, la morada de los espíritus, ahora era también un territorio de resistencia.

Por: Davi Carneiro, periodista de viajes, brasileño.

ViajeConEscalas
Buscamos y encontramos a grandes viajeros, a escritores, periodistas y fotógrafos que invitamos a compartir sus historias: esta es su sección.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Turismo regenerativo?

Viajes post pandémicos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Sigue viajando

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto o puede renunciar si lo desea.    +info
Privacidad