fbpx
viernes, junio 14, 2024
InicioGastronomíaLa cena de Navidad, el hilo dorado del mundo

La cena de Navidad, el hilo dorado del mundo

A medida que el año se inclina hacia su fin, un sentimiento de anticipación y alegría se teje a través de las ciudades y pueblos del mundo. Las luces parpadeantes adornan las calles, los villancicos flotan en el aire de diciembre, y las familias se preparan para una de las tradiciones más queridas: la cena de Navidad. A mí me da mucha nostalguia navideña, sobre todo cuando no estoy en casa.

Pero sin duda, a pesar de las distancias, sin importar las culturas o religiones, este momento se repite en incontables hogares. Desde los apartamentos bulliciosos de Nueva York hasta las tranquilas casas de campo en la Toscana, la cena de Navidad es el hilo dorado que conecta a las personas con sus familias. Porque, sin importar la cultura, en cada rincón del mundo, esta cena se convierte en un mosaico de tradiciones y sabores. No importa la latitud o el idioma, es un punto de encuentro, una celebración que, a pesar de sus infinitas variaciones, comparte un núcleo común de unión y alegría.

La cena de Navidad como un tapiz de costumbres gastronómicas

Pozole mexicano para cenar en Navidad
El pozolo, uno de los protagonistas en la cena de Navidad de los mexicanos

Imagínate una cocina en Italia, donde el aire está impregnado del dulce aroma del panettone. En cada hogar italiano, este pan dulce, con sus frutas confitadas y su esponjosa masa, es un símbolo de la Navidad, una tradición que une a las generaciones. Además, en Italia, es común que las familias se reúnan para el “Cenone“, una gran cena en Nochebuena, donde se disfrutan varios platos tradicionales y se intercambian regalos a medianoche.

En México, la cena de Navidad se centra en torno al humeante pozole. Este platillo tradicional, de origen prehispánico, no sólo satisface el paladar, sino que también reúne a la familia, a compartiendo más que rábanos, tostadas y limones.

En Filipinas, la celebración navideña gira en torno al lechón. En cada barrio, el aroma del cerdo asado se mezcla con el aire festivo. Que se une con la “Simbang Gabi”, una serie de misas que comienzan el 16 de diciembre y concluyen en la Misa de Gallo el 24 de diciembre, simbolizando la preparación para la Navidad.

En Francia, la cena de Navidad se adorna con el bûche de Noël. Este pastel, que recuerda a un tronco de árbol, es un homenaje a las antiguas tradiciones del solsticio de invierno. Además, en Francia es típico disfrutar de los mercados navideños, llenos de artesanías, regalos y delicias locales, creando un ambiente festivo en todo el país.

Cena de Navidad | Viaje con Escalas
La Navidad es el aroma de la comida que se esparce en cada hogar, uniendo a las familias en una mesa sin fronteras ni diferencias. Es allí donde las recetas se convierten en relatos, y cada plato es un puente entre generaciones y culturas, tejiendo historias y creando recuerdos que perduran más allá del tiempo.

Y si viajamos al hemisferio sur, la Navidad llega en pleno verano. En Australia, esto significa una celebración al aire libre con mariscos frescos y ensaladas ligeras. Los australianos a menudo disfrutan de la Navidad en la playa, con barbacoas y juegos en la arena, una forma única y refrescante de celebrar estas fechas.

Si viajamos a Etiopía, el doro wat es un guiso picante, servido con injera, que representa el momento de reunión familiar. En Etiopía, la Navidad, conocida como Ganna, se celebra con un servicio especial en la iglesia, donde las personas visten ropas blancas tradicionales y participan en juegos y deportes después de la misa.

En Brasil, las familias se reúnen con el bacalhau, un plato de bacalao de origen portugués, o con la farofa, una guarnición tradicional que adorna la mesa navideña. Además, en Brasil, es común que la gente decore sus hogares con luces y árboles de Navidad, y en algunas ciudades, se organizan grandes desfiles y festivales navideños. Algo que se repite en muchísimos países latinoamericanos.

Pero, ¿desde cuando esto se convirtió en una tradición?

Desde cuándo la cena de Navidad es tan importante

La cena de Navidad se ha convertido en un espejo de nuestra sociedad: diversa, cambiante, pero siempre arraigada en la tradición y en el amor que compartimos alrededor de una mesa festiva.

En las páginas amarillentas de la historia, la cena de Navidad se revela como un tapiz tejido a través de los siglos. Su origen, en la Europa medieval, marcaba una conmemoración religiosa, un eco de las festividades invernales que celebraban el fin de la cosecha y el solsticio de invierno. En aquel entonces, la mesa navideña reflejaba no solo la fe, sino también la solidaridad comunitaria, un momento para compartir generosamente, independientemente de la abundancia o escasez.

La transformación de esta tradición bajo el manto de la era victoriana fue notable. La cena de Navidad evolucionó más allá de su contexto religioso, convirtiéndose en una celebración del núcleo familiar. Inspirado por la época de Charles Dickens, cuyas narrativas capturaron el espíritu de generosidad y amor familiar, este período vio la mesa de Navidad como un símbolo de unidad y reconciliación familiar.

En la actualidad, la tradición de la cena de Navidad ha trascendido fronteras, enriqueciéndose con variados sabores y costumbres culturales. Desde la dulzura del panettone italiano hasta el picante de los tamales mexicanos, y desde el elegante bûche de Noël francés hasta el exótico doro wat etíope, cada plato en la cena navideña refleja una historia única de identidad y comunidad. Esta diversidad culinaria es un testimonio de cómo nuestras tradiciones se entrelazan y evolucionan, manteniendo siempre un hilo conductor de amor y unidad familiar.

“La comida no es solo para nutrir el cuerpo. Es un acto de generosidad y una forma de expresar nuestra humanidad compartida. Cada plato cuenta una historia, cada cocina es un refugio, y cada comida es una celebración de nuestras conexiones.”

Anthony Bourdain

Así, el hilo dorado del mundo, tejido a través de la cena de Navidad, se ha mantenido como un faro de tradición en un mundo en constante cambio. Esta celebración va más allá de los deliciosos platos; es un momento para tejer historias, compartir recuerdos y crear nuevos.

La cena de Navidad, como un reflejo de nuestra sociedad, evoluciona constantemente, pero siempre está arraigada en la tradición. En cada risa compartida, en cada recuerdo evocado y en cada plato servido, resplandece el hilo dorado de nuestras diferencias y la fuerza de lo que nos une. ¡Un buen plato de comida!

Y tú, ¿qué vas a cenar en Navidad?

6 libros para viajar por los sabores del mundo

Foto: Nicole Michalou
1. “1080 Recetas de Cocina” de Simone Ortega (Editorial: Alianza) 

Este libro es un clásico de la cocina española, pero su alcance va más allá, ofreciendo una visión amplia de la cocina mediterránea. Las recetas son sencillas, claras y muy variadas, lo que lo convierte en un libro de referencia para cualquier aficionado a la cocina.

2. “La Cocina y los Alimentos” de Harold McGee (Editorial: Debate)

No es un libro de recetas, sino una obra que profundiza en la ciencia detrás de la cocina. McGee explora la historia, la geografía y la cultura de los alimentos, proporcionando una comprensión profunda de lo que comemos y cómo lo cocinamos.

3.”Como agua para chocolate” de Laura Esquivel (Editorial: Debolsillo)

Esta novela icónica mezcla romance, magia y gastronomía en el México de principios del siglo XX. Cada capítulo comienza con una receta mexicana que se entrelaza con la historia de amor y tragedia de la protagonista, Tita.

4.”El aroma del tiempo” de Núria Pradas (Editorial: Suma)

Ambientada en Barcelona durante la época de la posguerra, esta novela cuenta la historia de una joven que se introduce en el mundo de la perfumería y la gastronomía. Es una historia fascinante sobre el amor, la pérdida y la transformación personal.

5.”La cocinera” de Coia Valls (Editorial: Ediciones B)

Ambientada en la Italia del siglo XIX, esta novela cuenta la historia de una joven cocinera que, a pesar de las adversidades, lucha por alcanzar sus sueños y abrirse camino en un mundo dominado por hombres. Es una historia de superación, pasión y, por supuesto, de deliciosa comida italiana.

6.”El festín de John Saturnall” de Lawrence Norfolk (Editorial: Salamandra)

Esta novela histórica sigue la vida de John Saturnall, un huérfano con un don extraordinario para la cocina, en la Inglaterra del siglo XVII. El libro es una rica tapestría de detalles históricos, con recetas y descripciones de banquetes que transportan al lector a otra época.

Si te gustan nuestros contenidos, ¡danos cafeína para seguir!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Sigue viajando

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto o puede renunciar si lo desea.    +info
Privacidad