Noticias

Viajar a ciudades con altura: mal de altura

Estaba en La Paz, Bolivia caminando por sus calles, era el primer día y me inició un dolor de la cabeza. Creí que posiblemente debía comer algo, así que seguí pero también,  me empezó a costar trabajo caminar, estaba ¿cansada? mis pasos cada vez más lentos, como si necesitara fuerza para levantarlos, ¿por qué estoy cansada? pensé. Me seguía doliendo la cabeza y empecé a sentir presión sobre el pecho. Estaba viajando y no tenía tiempo de enfermarme, así que decidí seguir, pero… no podía seguir, de pronto me costó respirar ¿no puedo respirar? y entonces me asusté.

En Bolivia existen más de un millón de regiones que superan los 4,000 mil metros sobre el nivel del mar y fue allí donde descubrí el también llamado mal de montaña o el soroche, como lo llamó la mujer que me dio unas pastillas en la farmacia a la que llegué casi arrastrándome, sin exagerar. Me costó trabajo incluso pararme enfrente de ella, calmar mi respiración y tener aire para hablarle de mis síntomas.

Pero no es un efecto de Bolivia, de hecho, La Rinconada en  Perú, es el punto más alto del continente americano, sin embargo, son al menos 17 países los considerados con alturas que rebasan los 2,500 metros e incluso van más allá de los 4,000, esto al cuerpo no le cae nada bien, inclusive existe la llamada zona de la muerte” es decir, puntos del mapa que sin duda están más cerca del cielo, rebasan los 7,500 metros sobre el nivel del mar. Los alpinistas conocen bien estos puntos y también los sufren.

En América Latina existen decenas de regiones en las que los efectos de la altura tienen una reacción física, por ejemplo: en el Distrito Federal en México, Letras en Colombia, Mocha en  Ecuador, Villa Mills en Costa Rica,  San Rafael de Mucuchíes en Venezuela, o también Mina Pirquitas en Argentina y Parinacota en Chile, por mencionar algunas, porque la mayoría de estos países cuenta con más de tres ciudades con estas características.

En  China, hay una población llamada Wenquan con 5,019 metros de altura  y es acreedora del Guinness World Records como el poblado más alto del mundo con más de 10 mil habitantes; en la India, está Ukdungle que se encuentra a 4,659 metros de altura; Dolpa en Nepal tiene menos pero aún muchos, 3,963 metros, en Estados Unidosd está la Alma con 3,220 y Hushe en Pakistán que rebasa los 3,000.

¿De qué se trata?

Es una falta de oxígeno provocada por la altura, que nada tiene que ver con la edad, yo tengo 31 años y contaba con 27 en aquel viaje y creí que en cualquier momento explotaría mi cabeza o mi corazón. Incluso, provoca un mayor efecto a los menores de 50 años de edad, un efecto de la disminución de la presión atmosférica que provoca como:

  • Dolor de cabeza que te hará sentir cargar sobre tus hombros una cabeza gigante.
  • Mareos que te recordarán a la peor borrachera de tu vida.
  • Náuseas que te harán dudar de tu funcionamiento estomacal.
  • Vómito, y
  • Agotamiento físico, es decir, te pesará dar un paso después de otro.

Si bien cada organismo es distinto, lo mejor es adecuarse poco a poco, subir de manera lenta por cada 300 o 600 metros, descansar bien, tomar mucho agua, evitar el alcohol y el tabaco, es decir, los consejos que por lo general mantienen al cuerpo sano en cualquier circunstancia.

En Perú o Argentina se acostumbra a tomar té de coca o mate para ayudar la aclimatación, pero si viajarás a uno de estos países o regiones, lo mejor es acercarse al médico de cabecera para adquirir las pastillas o píldoras apropiadas a cada organismo. El “mal de altura” puede provocar otras enfermedades graves, así nada como prevenir.

Por cierto, el mal de altura no me arruinó aquel viaje por Bolivia, pero esa, es otra historia (s).

Categorías
Noticias

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

Deja un comentario

*

*