Según datos de la Travel Industry Asscociation de Norteamérica, el 43 por ciento de los viajeros son mujeres. Mujeres que por trabajo o por ocio forman parte de la movilidad mundial con un notorio crecimiento. Sin embargo, entre los viajantes, el sexo femenino no cuenta con el mismo nivel de aceptación, respeto e importancia social que se tiene en Holanda o en la India, en México o en Marruecos. Una mujer que viaja a Alemania se encuentra con un rol distinto si viaja a Venezuela, distinto en Rusia que en Palestina. Las sociedades machistas dan como resultado una desigualdad social que expone a la mujer viajera a situaciones de riesgo.

Alicia Sornosa, en su último paso por Barcelona, comentaba que ser mujer le ha resultado una ventaja en sus viajes. Cuando pasó por México durante su viaje de año y medio en la vuelta al mundo en moto, siendo la primera mujer española en realizarlo, contó que no se sintió insegura, no vivió ningún incidente ni le pareció haber visto algo extraño; pero eso sí, se va el sol y ella regresa a casa. México hoy en día, es considerado un país peligroso para visitar por mujeres viajeras, así lo publicó recientemente el diario Dayli Mail.

Amigas de viaje

Amigas de viaje por Italia, en los museos de El Vaticano. |Foto: Arlene Bayliss

No es el único país bajo esta etiqueta. Aquí la lista de los 10 países más inseguros para mujeres viajeras y los principales problemas que se han registrado:

  1. India: Las violaciones han alcanzado niveles preocupantes en algunas partes del país, advierten.
  2. Brasil: La violencia generalizada liderada por bandas criminales y policías abusivos; un riesgo.
  3. Turquía: Las actitudes hacia la mujer.
  4. Tailandia: Violaciones y asesinatos.
  5. Egipto: Inestabilidad política y de seguridad; así como violencia sexual contra las mujeres.
  6. Colombia: Remontando el pasado de conflictos, la violencia sexual contra las mujeres sigue.
  7. África del Sur: Con un relanzamiento turístico y continua popularidad, sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo.
  8. Marruecos: Tiene un pobre historial en lo que respecta a los derechos de las mujeres. Se aconseja a las turistas mujeres a vestir modestamente.
  9. México: ‘Aunque millones de estadounidenses -incluyendo celebridades de alto perfil- viajan de forma segura a México cada año, zonas del país permanecen en total anarquía’, señalan. ‘El gobierno mexicano se esfuerza por proteger a lugares de interés turístico, tales como Cancún, Playa del Carmen, Cozumel, Los Cabos y Puerto Vallarta, pero todavía persisten los reportes de los delitos con armas y violencia. Violaciones contra las mujeres en transporte público, es la amenaza.
  10. Kenia: La fama de su vida silvestre y safaris, es similar a su reputación de violencia contra las mujeres.
Laura Fernandez en Persia

Laura Fernández, bloguera de viajes en Meridiano 180, en su última visita a Persia. |Foto: www.meridiano180.com

Robo, acoso, persecución, agresiones físicas y sexuales, son algunas de las situaciones más comunes que viven mujeres que viajan. Cuenta Laura Fernández del blog de viajes Meridiano 180 que sí, en más de una ocasión se ha visto en situaciones de riesgo. “Me han robado, en Manila nos montamos en un autobús y el conductor nos dejó tiradas en un mercado donde empezó a gritar que éramos españolas y varios hombres vinieron hacia nosotras con muy mala pinta, empezamos a correr como locas. En Gambia un prostituto intentó ligar conmigo como si lo nuestro fuera amor para sacarme pasta. Luego me encontró por Facebook y no para de darme la plasta sólo para que le envíe dinero o le traiga a Europa”.

Una vez en un tren de Berlín a Polonia, mi amiga y yo empezamos a hablar con el compañero de asiento, no hablábamos polaco y él nada que no fuera polaco. Se pidió un chupe y nos invitó otro pero él siguió bebiendo hasta ponerse pesado. Nos cambiamos a otro sitio, nos siguió, tuvimos que llamar al policía, llegamos a Varsovia y nos siguió hasta que tomamos un taxi. El error fue hablar con él y aceptarle el chupe sin ver muy bien qué tipo de persona era”. Es una de las experiencias que ha vivido Fabiola Eme, editora de la Revista Tusitala y activa viajera.

Es posible que viajes a países considerados como peligrosos y sientas que son el paraíso, es posible que vayas a los que parecen ser el paraíso y termines en una comandancia de policía interponiendo una denuncia. Es posible que nunca vivas un incidente, pero también es posible que sí. En algo coinciden las viajeras entrevistadas: ¡No se trata de dejar de viajar!

Cada cual viaja como es, y no hay que ser súper simpática ni miss valentía para poder viajar sola. Hay que usar el sentido común (todas lo tenemos), la intuición y saber a qué tipo de situaciones podemos llegar a enfrentarnos”,  dice Aniko Villalba,  escritora de Viajando por Ahí desde hace siente años.

Cristina E Lozano, bloguera de Viaje en mi Mochila en Chiang Saen., Tailandia. |Foto: www.viajaenmimochila.com

Cristina E. Lozano, bloguera de Viaja en mi Mochila, en su viaje por  Chiang Saen, Tailandia. |Foto: www.viajaenmimochila.com

Cristina E Lozano periodista y bloguera de Viaja en mi Mochila, cree que la clave está en aprender a decir que no, sin miedo a quedar mal. “Lo primero es la seguridad, si lo acabas de conocer y te quiere llevar a un callejón oscuro porque está el mejor hostle del mundo y te sienta mal, que le den. Si te monta un pollo, que le den. Si no te vuelve a hablar, que le den. Si tú no quieres, dices no y es no”.

Laura Fernandez, recalca la importancia de estar alertas sin que represente convertirse en desconfiada. “Aprendí que en algunos países siempre es mejor decir que se tiene novio o se está casada, sino a veces eres un blanco fácil de acoso, no ser tan confiada ni despistada. En muchas culturas la gente es tan maja que te confías, crees que nadie va con malas intenciones y, aunque muchas veces es cierto, nunca hay que bajar la guardia”.

Es no socializar con todo mundo y siempre mantener una distancia, porque muchos hombres son muy machistas y algunos creen que las mujeres solas andan buscando compañía o que van a ligar con ellas más fácilmente”. Añade Fabiola Eme.

Antes de irte de viaje, no estaría mal investigar un poco sobre cómo es el papel de la mujer en el país al que vas. Considerar las diferencias culturales, lo que representa ver a una mujer con la cabeza descubierta, con el cabello voluminoso, largo, suelto; con camisetas de tirantes y brazos completamente descubiertos, cuando por la calle la mujer local está vestida de pies a cabeza. Independientemente de tus creencias, considerar las del otro.

Tampoco sobra que conozcas el número de emergencia del país que visitas. Por ejemplo: 911 en Estados Unidos, 060 en México, 112 en España, 101 en Argentina y, el número de tu embajada en ese país.

Compártelo:

Sobre el autor

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

6 comentarios

  1. Interesante artículo. No estoy muy de acuerdo con ese ranking de ‘países peligrosos’. Creo que Tailandia no es peligrosa para una chica sola, más bien todo lo contrario; y aunque la India no es un país fácil, tampoco creo que suponga un peligro grande de violación y asesinato para una viajera por el hecho de ser mujer. Por supuesto hablo de turistas, no de locales. Ahí está el problema. Esa violencia de la que se alerta en la India se la llevan las mujeres indias. Ellas si que están bien fastidiadas, aunque a casi nadie le importe.

    En general, creo que los problemas de las mujeres viajeras no son tanto ‘que te maten o te violen’ como la inseguridad con la que tú te sientes. Con sentido común y prudencia creo que podemos ir a muchos sitios, aunque confieso que yo hay destinos que evito y que nunca iría de viaje de placer a una ‘zona caliente’. Tampoco lo haría si fuera hombre, no tanto porque de verdad crea que me vaya a pasar algo, sino por ahorrarme preocupaciones y sufrimientos innecesarios.

  2. En el caso de la India, se ha dado una oleada de violaciones precisamente a turistas. Concuerdo con que los rankings de este tipo, sueles ser definidos bajo criterios estadísticos, sin embargo, no dejan de ser un reflejo de los problemas que se registran. Soy de la idea que si, como mujer es más peligroso viajar aún cuando nosotras mismas, nos hemos acostumbrado a ignorar situaciones, seguir caminando, no hacer caso…

  3. Gracias Arlene por incluirme en tu artículo 🙂 La verdad es que son preguntas que siempre nos hacemos entre nosotras: “¿Y es seguro viajar sola por allí?” Aunque luego cada una viva una experiencia totalmente diferente es importante tomar precauciones. Me ha hecho gracia la historia de Fabiola Eme, me he visto totalmente reflejada. La verdad es que tíos plastas y machistas los hay en todas las partes del mundo, no es necesario irse muy lejos para encontrártelos. Que vaya a más es algo de lo que tenemos que tener mucho cuidado. Es lo que hace que las chicas tengamos más dificultades a la hora de viajar libremente por el mundo. No obstante, no dejemos de viajar nunca, es la mejor manera de que muchas culturas machistas empiecen a acostumbrarse.

    Un besin!

    • A ti, Laura 😉 Si, las mujeres viajeras son las que crean precedentes, las que poco a poco van rompiendo con la imagen que se pueda tener en otras partes, incluso, a la vuelta de la esquina. Beso de regreso.

  4. Si los hombres nos respetaran como nosotros a ellos (no los violamos, no los acosamos, no los golpeamos y un largo etcétera) sería mucho más fácil viajar como mujer sin tener que preocuparte por todo lo que ya arriba se menciona.En lo personal nunca he tenido un problema real por viajar sola, aunque si a veces me he sentido muy vulnerable en sitios donde he sido la única mujer presente

  5. Está claro que hay que ir con cuidado y hacer caso del sentido común. Yo siempre digo “viajar con precaución, no con miedo”. Creo que el post es un tanto exagerado y puede ocasionar miedo a mujeres a viajar solas. En el caso de Turquía y Brasil he estado recientemente y no he tenido ningún capítulo desagradable ni me he sentido insegura en ningún momento, cogiendo transporte público, saliendo por la noche… Y conocí en ambos destinos a chicas de varios países que viajaban solas y sin problema. En Estambul en concreto recuerdo en el metro la amiga con la que viajaba se sintió un tanto incómoda por varias miradas descaradas a su escote y le tocaron el trasero. Es desagradable, pero esto también me ha ocurrido en el metro de Madrid… Un abrazo de la cosmopolilla.

Leave A Reply