¿Tienes un playlist para manejar en carretera? ¿Te imaginas cruzar un país en coche o moto? ¿Qué tal recorrer el camino de los pueblos medievales de España o los Pirineos franceses? ¿Nos llevamos la moto a Vietnam? Afortunadamente para los viajeros, cada vez es más común la habilitación de nuevas autopistas, mejor conectadas, más comunicadas. Muchas se caracterizan por sus formas, su estilo y personalidad y también por sus paisajes, por su altura y el nivel en el que se imponen.

¿Has escuchado hablar de la carretera del Atlántico, en Noruega? Es un tramo de 8 kilómetros que une las islas de Molde y Kristiansund recorriendo 8 puentes que se retuercen por encima del mar; tardaron 6 años en construirla y es considerada, -por los medios internacionales como The Guardian y la gente conocedora del tema- como uno de los mejores viajes en carretera.

Hay de todo en el mundo de las autopistas, desde las más peligrosas a las más largas, las más estrechas o las más escalofriantes y por eso, te hemos preparado 5 rutas por carretera que pueden ser una opción para hacerte sentir que eres el único en el mundo o bien, sentirte estremecido por el silencio, o miedoso por la oscuridad o, en cualquier caso, llegará un punto en el que bajarás la ventana y disfrutarás esa sensación de sentir como te circula la sangre.

  • Estados Unidos y la Ruta 66. Todo un ícono para este país, inmortalizada en la literatura, la música pop y la televisión. Fue la primera autopista asfaltada de todo el territorio. Con una conexión entre este y oeste es una ruta histórica que cruza 3,939 kilómetros entre Chicago, Illinois y Los Ángeles, California, atravesando Misuri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México y Arizona. Muy fácilmente requerirías entre 15 0 20 días para llevar a cabo este recorrido por la unión americana. ¿Ya te estás imaginando?
  • Argentina es otro país con una ruta emblemática, la Ruta 40. Cruza de norte a sur, desde la ciudad de La Quiaca, en Jujuy, justo en la frontera con Bolivia hasta Cabo Vírgenes, en la provincia de Santa Cruz. Corre paralela a los Andes y atraviesa varios parques naturales, ya se imaginaran las vistas que este camino de 5,000 kilómetros ofrece. En esta ruta de Argentina se encuentran, entre otras cosas, las ruinas precolombinas de los Quilmes en Tucumán, las aguas termales de Catamarca, los vinos de Mendoza y San Juan y el glaciar Perito Moreno en El Calafate. El verano es la mejor opción para viajar por esta ruta, la nieve aquí se explaya. Argentina es grande y las distancias también, al menos un mes para realizar este viaje. 
  • Italia: Está al sur de Nápoles y son 50 kilómetros de Costa Amalfitana, por la SS 163. Esto nos lleva al mar Tirreno y a una ruta estrecha y de un sólo sentido, famosa por sus obras arquitectónicas, viñedos y terrazas. Es una camino que te lleva a Amalfi, la primera república marítima de Italia con un centro histórico medieval precioso, además por Atrani, Cetara, Conca dei Marini, Furore, Maiori, Minori, Positano, Praiano, Ravelo,  Scala, Tramonti y Vietri sul Mare, todos, rodeados de cultura, gastronomía, playas y música. Al ser 50 kilómetros el ritmo fácilmente lo puede marcar tu disponibilidad. 
  • Nueva Zelanda: Escenario de la saga del Señor de los Anillos, la Carretera de Glenorchy a Queenstown, Isla Sur, es la ruta perfecta para los amantes de la naturaleza. Esta ruta costera recorre desde Belfast hasta Derry, atravesando paisajes acompañados de mar y rincones como la Calzada de los Gigantes, en donde se encuentran 40,000 columnas de piedra volcánica con más de 60 millones de años de vida, tienes que verlo para creerlo; podrás disfrutar de castillos antiguos, preciosos acantilados y te sorprenderás del verde que puede surgir de la tierra de Nueva Zelanda. Son 45 kilómetros.
  • México: La ruta de la Península de Baja California, el lugar que cada año recibe a la ballena gris, con uno de los paisajes naturales más increíbles y menos explotados de México. La ruta inicia en la carretera federal n.º 1, también conocida como carretera transpeninsular. Una tierra entre el océano Pacífico y el golfo de California con un camino de 1,711 kilómetros que recorren los estados de Baja California y Baja California Sur, atravesando la ciudad de Tijuana, Mexicali, el puerto de Ensenada, Los Cabos, La Paz, San Quintín y Loreto. Misiones, viñedos, mariscos y aguas cálidas por un lado y frías por el otro; un oasis en el desierto y los cactus más grandes del mundo es lo que podrás encontrarte. Una semana sería apresurado, dos semanas seguro se volvería un viaje más relajado.

Fotografía: Gonzalo González

Compártelo:

Sobre el autor

Periodista en viajes de Tijuana en Barcelona. Es editora y creadora de contenidos.

1 comentario

  1. Un artículo muy sugerente. Realmente me siento un easy rider con la “melena” al viento. La ruta 66 es uno de mis sueños, pero leyendo estas sugerencias cualquiera me haría sentir “la sangre circular por mis venas”. Enhorabuena Arlene, un trabajo magnífico.
    Besos Pedro

Leave A Reply