Cuesta trabajo visualizar las fronteras de los países alrededor del mundo. ¿Una pared? ¿Una reja? ¿Una valla? ¿Cómo separar dos tierras que nacieron juntas y que en algún momento alguien determino, esto es de aquí y esto es de allá? ¿Son líneas imaginarias? En el mundo existen casi 200 fronteras que delimitan territorios y en muchas ocasiones, también culturas, familias, costumbres e  ideologías pero existe una es la esquina de Latinoamérica.

En Tijuana, Baja California, considerada la frontera más transitada del mundo, existe una de esas líneas divisorias entre un país y otro, en este caso, entre México y Estados Unidos  en el que, curiosamente viven al menos 12 millones de mexicanos, el principal país migratorio para quienes corresponden a esta nacionalidad. Entre estos dos países hay una división/frontera de más de 3 mil kilómetros, representando la de mayores cruces tanto legales como ilegales en transporte vehicular o peatonal del mundo.

Se trata de un muro que comenzó a levantarse por primera vez en 1994 con una malla metálica de menos de dos metros de altura. En septiembre de 2006 durante la administración del republicano George W. Bush se levantó un doble muro de más de mil kilómetros de frontera entre los dos países.  A esto se suma una “reja virtual” instalada  por parte del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos que mantiene vigilada la frontera con cámaras, sensores terrestres, aviones y tecnología de vigilancia, todo esto, apoyado de al menos  1,500 agentes de la Patrulla Fronteriza; un trabajo que representa el gasto o la inversión de unos 1,200 millones de dólares. Otros tramos de muro existen en los estados de Arizona, Sonora, Nuevo México, Texas, Chihuahua y dos ciudades más de Baja California.

Este punto del mapa es  considerada la puerta de México que, con una malla que permite visualizar el “otro lado” ( como localmente se le dice en Tijuana a Estados Unidos) de la reja. Por  si misma es un punto de manifestaciones, de frases, de nombres de hombres y mujeres que se fueron y nunca regresaron, nombres de familias que quedaron divididas y pensamientos que reflejan la filosofía de vida de esta ciudad, de lo que representa vivir a un lado de la ciudad más rica de Estados Unidos y de lo que representan oler el llamado  “sueño americano”.

Aquí podrán ver en un minuto de video, parte de este muro que se encuentra en Playas de Tijuana, en un esfuerzo por dividir  incluso las olas del mar, las del Océano Pacífico.

También en este punto se encuentra el Jardín Binacional, el jardín de la amistad.  Espacio verde que nació y se mantiene desde 2007 entre ese muro pero de ambos lados con más de 15o  plantas nativas que no distinguen una frontera. Metimos nuestra mano y cruzamos al “otro lado” donde se comparten las raíces y la tierra y que cada domingo reciben la visita de voluntarios que no quieren dejar morir un jardín que recuerda que para la vida natural y muchas familias no existe un muro.

Compártelo:

Sobre el autor

Periodista en viajes de Tijuana en Barcelona. Es editora y creadora de contenidos.

Leave A Reply