Uyuni

Ensayo
4

Este horizonte, el del salar de Uyuni me pertenece solo a mí porque, en realidad, viene conmigo: es una línea móvil que avanza siempre cuando avanzo yo, imparable y equidistante.