Reportajes

Salem, la Ciudad de las brujas

Es pequeña, antigua y conocida como la Ciudad de las brujas por los linchamientos de 1692. Fundada en 1630, Salem es una ciudad ubicada en el condado de Essex en el estado estadounidense de Massachusetts y, aunque cuenta con una población de unos ciento cincuenta mil habitantes, al año recibe a más de un millón de visitantes que son atraídos por aquellas historias de 1692, sobre todo durante finales de octubre durante la famosa fiesta de Halloween.

Salem es rica en arquitectura. Concentra más de cuatrocientas construcciones históricas que le dan el título de Patrimonio Histórico Nacional. En el Distrito Samuel McIntire, se encuentra  la mayor aglutinación de edificios de la América colonial de Estados Unidos, para ejemplo, la  propia casa de Samuel McIntire, arquitecto y artesano de la madera que realizó la mayor parte de su obra en ésta, su ciudad natal; en el número 115 de la calle Derby, se ubica quizá, una de las piezas más famosas, la Casa de los Siete Tejados, inmortalizada por el escritor Nathaniel Hawthorne en su novela de 1851 del mismo nombre. Arquitectura que representa a una época que hoy es histórica.

La casa de quien durante los linchamientos, fungía como juez, Jonathan Corwin. Hoy es un museo. |Fotografía: Nina Pizá

La casa de quien durante los linchamientos, fungía como juez, Jonathan Corwin. Hoy es un museo. |Fotografía: Nina Pizá

Los juicios por brujería de Salem

Sin embargo, es el capítulo de 1692 el apellido de Salem. Aunque existen varias versiones, se habla de dos niñas, Elizabeth y Abigail de 9 y 11 años de edad que comenzaron a sufrir convulsiones y espasmos que, al no encontrar diagnóstico, fueron acusadas de estar poseídas; ellas mismas iniciaron una serie de señalamientos a supuestas brujas  y se decían poseídas. Según las crónicas de la época, Elizabeth rompía a llorar sin motivo, en tanto Abigail, corría en cuatro patas y ladraba como perro. Estas dos niñas no fueron las únicas, se conoció el caso de varias adolescentes que mostraron publicamente un comportamiento extraño, tal fue el caso de Ann Putman, de 12 años, quien dijo que peleó con una bruja que la quería decapitar y fue vista revolcándose sin razón alguna.

El reverendo de aquel entonces, inició una redada contra las  supuestas brujas que se intensificó tras la existencia de un pastel elaborado con harina de centeno y orina de niño, lo suficientemente escandaloso como para volver loco al pueblo puritano, dominado por la fe católica y preocupado por la presencia de seres o esencias malignas, satánicas; presionaron lo suficiente para buscar acabar con el mal, con los poseídos y con las brujas.

Eso terminó en  juicios judiciales por brujería. En uno de esos juicios, al ser interrogadas aquellas dos jovencitas, señalaron a Sarah Good, una mujer indigente que tenía por costumbre fumar en pipa y que quizá, padecía de  una deficiencia mental; y a Sarah Osborne, una inválida que vivía con un hombre sin haberse casado, de ser las brujas responsables de todos aquellos sucesos. Al mismo tiempo, el reverendo George Burroughs, antiguo ministro del pueblo, fue acusado de ser el jefe de las brujas y fue ahorcado el 19 de agosto de aquel 1692.  Giles Cory, un hombre de 80 años que se negó a declarar, murió al ser aplastado con unas piedras gigantes, resultado de un método que era llamado el detector de mentiras.

Ninguna de las víctimas fue quemada en la hoguera. El resultado durante 7 meses fue la ejecución de siete hombres y trece mujeres; se arrestó a doscientas personas y, doscientas más fueron señaladas por Elizabeth y Abigail. Tuvieron que pasar 4 años para que los jurados firmaron una confesión de error.

La fama de la ciudad de las brujas, es consecuencia de la relevancia que ha tenido desde aquella época hasta hoy en día.  Aunque pocos, se tienen registros de otros incidentes semejantes en las colonias inglesas de América del siglo XVII. Las cifras de las ejecuciones de las que se habla en Europa son más elevadas, en Bamberg, Alemania, por ejemplo, se dice que seiscientas personas fueron torturadas y ejecutadas, pero la caza de brujas de Salem marcó un hito de intolerancia en la historia mundial.

Debido a que los jueces se basaban en los testimonios de gente que aseguraba haber conocido la verdad por medio de fantasmas y espectros, los veredictos distaban mucho de ser imparciales. Los acusados pertenecían a clases sociales poco favorecidas. La opinión pública sólo se conmovió cuando la locura generalizada alcanzó las capas más altas de la sociedad. Tiempo después, el gobernador William Phips perdonó a los sospechosos de brujería que aún no habían sido ejecutados y exoneró a todos los muertos, 18 meses después de iniciada la feroz cacería.

Aunque ese episodio en la historia negra de la ciudad no fue repetitivo, tuvo resonancia siglos después. En 1711, 1957 y 1999 el gobierno hizo acciones legales para limpiar el nombre de las familias involucradas y sus descendientes de cualquier asunto relacionado a la brujería. A pesar de los esfuerzos de dichas familias para deslindarse de esos temas, la ciudad aprovecha estas historias para ofrecer y mostrar un pasado que siempre está presente. Una atmósfera que ya no se esconde, en ocasiones, hasta se recrea.

|Fotografía: NIna Pizá

La ruta roja patrimonio cultural de Salmen.|Fotografía: Nina Pizá

La ruta marcada por una línea roja

Salem ha sabido sacar provecho a las historias tenebrosas. Una forma de conocer sus historias es en vivo y en directo, siguiendo la línea roja pintada a lo largo de la ciudad conocida como Heritage Trail (Camino del patrimonio cultural).  Una guía para que el viajeros disfrute de diversos puntos representativos; las viejas casonas, los museos, y el Sitio Histórico Nacional Marítimo de Salem. El camino rojo termina contando una capítulo de Estados Unidos a través de esta peculiar ciudad.

Uno de los protagonistas del recorrido es el puerto de Salem. Un Parque histórico nacional que cuenta con doce estructuras históricas y una réplica de un velero de mástiles altos, es el primer parque histórico del país. Este punto dirigió el comercio triangular durante el periodo de la colonización, clave para el tráfico comercial con África, India, Rusia y China.

A pesar que la historia de Salem está estrechamente relacionada con acciones llenas de sobresaltos como las descritas, es curioso saber que su nombre  provenga de la palabra hebrea “Shalom” que significa paz y que fue adoptada como reconocimiento al proceso pacífico de transición de poderes entre dos gobiernos en su fundación como asentamiento humano.

Fuentes:

Categorías
Reportajes

Tijuanense, comunicóloga, periodista y viajera. Inquieta por descubrir el mundo para ver y conocer, cómo viven y piensan en el otro lado del planeta. La curiosidad y el miedo a la rutina, es la motivación que la impulsa a viajar y escribir.

Deja un comentario

*

*