“La Perla de la Chontalpa”  o como oficialmente se llama, San Ysidro de Comalcalco, es una ciudad  en el estado de Tabasco, en el país cuna de grandes civilizaciones indígenas. No es una ciudad turística, ni famosa, ni ostentosa o aparatosa de grandes infraestructuras, al contrario, es una ciudad que representa a un México precario. Irónicamente conserva aquí una historia de siglos que hacen de Comalcalco un municipio particular en la vida de México, pero no es fácil llegar a él como foráneo.

Su nombre viene de la lengua mesoamericana náhuatl, que significa Comalli-calli-co, donde Comalli= comal, calli= casa, y co= terminación toponímica, es decir: “Casa de los comales”. Si bien es una ciudad que huele los doscientos años de vida, su historia inicia al menos entre los años trescientos y novecientos que, para aquel entonces se trataba de la ciudad más occidental para los pobladores que la habitaban.

Es una de las ciudades Mayas que se denominaba “Joy Chan” y se desarrolló después de la ciudad de Palenque, en Chiapas, entidad con la que mantenían grandes relaciones comerciales que se sumaban a las establecidas por la franja del Golfo de México y la Península de Yucatán, ya que tenía una posición estratégica y privilegiada.

Comalcalco es también un sitio arqueológico maya con una arquitectura característica y original, las Ruinas Mayas de Comalcalco no están trabajadas con piedra, sino con ladrillos unidos con una argamasa elaborada con conchas y ostiones, son las únicas  ruinas construidas de este material; en algunos ladrillos se aprecian grabados figurativos y glifos con diversos simbólicos que hablan del lenguaje y la huella de la cultura que aquí hizo su vida. Son siete kilómetros cuadrados con relieves y figuras de estuco, pintadas con colores como el rojo, azul, verde y amarillo con una gran área monumental  que deja ver la Plaza Norte, la Gran Acrópolis y la Acrópolis del Este.

El yacimiento de Comalcalco fue dado a conocer por el explorador francés Desiré Charnay a finales del siglo XIX y aunque fue descrito desde entonces, no fue excavado hasta hace unos sesenta años por los arqueólogos mexicanos y norteamericanos Gordon Ekholm, Román Piña Chan, George Andrews y José Erosa Peniche que fueron los que identificaron el asentamiento prehispánico que se cree tuvo su apogeo entre los años ochocientos y mil.

Como muchas ciudades Mayas, Comalcalco desapareció y lo hizo sin dejar huella. A la llegada de los españoles Comalcalco estaba deshabitada pero con presencia de los llamados mayas chontales, que chontal en náhuatl significa extranjero. ¿Listo para adentrarnos en esta cultural?

Compártelo:

Sobre el autor

Periodista en viajes de Tijuana en Barcelona. Es editora y creadora de contenidos.

Leave A Reply