Mapas

El románico en Cataluña, viaje a sus monasterios

La primera gran manifestación artística en común en Europa Occidental desde el Imperio romano

Los arquitectos lo saben todo sobre el estilo románico, excepto cómo construirlo.”

Gilbert Keith Chesterton

El arte románico es la primera gran manifestación artística en común en Europa Occidental desde el Imperio romano. En un contexto social donde la mayoría de la población era rural, cerrada y rígida, y donde la Iglesia católica tenía el control de todo, incluido el del arte, el románico catalán es poesía popular, una corriente artística llena de filosofía y teología occidental, con la que los monasterios e iglesias de peregrinación, con el paso del tiempo, se fueron convertido en monumentos que hoy podemos visitar en incluso hacer una ruta del románico catalán. Los vestigios del arte románico en Cataluña son únicos en el mundo.  

A partir de las primeras décadas del siglo XI se introduce con fuerza un nuevo modo de construir, que hoy nos permite asomarnos al pasado en más de dos mil edificaciones, entre iglesias, monasterios y edificios civiles, y una gran colección de pintura, que se conserva en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Barcelona, Gerona y Lérida son las provincias con más obras románicas, tanto en arquitectura como en el resto de artes plásticas: podríamos, incluso, recorrer Barcelona y las diferentes provincias de Cataluña solo guiados por los distintos monasterios románicos. Si Ken Follet hubiera sido catalán no habría escrito Los pilares de la Tierra ambientando la novela en Inglaterra. 

¡Sus mil trescientas páginas se habrían quedado en Cataluña! ¿Nos vamos de románico por Cataluña?

Ruta de monasterios del románico catalán 

Monasterio de Santa María de Montserrat y su emblemática montaña. | Fotografía: Monestir de Santa Cecília

Estas son algunos monasterios del románico catalán: un verdadero viaje desde el siglo XI al XIII lleno de claustros, cipreses, capiteles esculpidos, arcos, ábsides con pantocrátor, y, aún, mucho, mucho, incienso…

  • Monasterio de San Benito de Bages: Por algún tiempo estuvieron aquí las supuestas reliquias de San Valentín, que hoy se encuentran en la iglesia de Navarclés, también en el Bages, una comarca en el centro de Cataluña. Este monasterio sobrevivió a un ataque de tropas musulmanas, creció, vivió su esplendor y terminó abandonado a finales de 1800. Llegaron los intelectuales del siglo XIX y el movimiento cultural de la Renaixença y Josep Puig i Cadafalch, uno de los arquitectos más importantes del modernismo catalán, se encargó de su rehabilitación para recuperar la esencia de una nación. Se trata de uno de los monasterios más relevantes de Cataluña, tanto en lo artístico como en lo cultural.

  • Monasterio de Santa Cecília de Montserrat: Este es el primer monasterio documentado en la montaña de Montserrat. Funcionó como lugar de acogida de los peregrinos que viajaban a la montaña y en el siglo XV entró en decadencia. Quedó unido al monasterio de Santa María de Montserrat, fue saqueado e incendiado por las tropas francesas en dos ocasiones, se reconstruyó, funcionó como iglesia, se instaló en el recinto una comunidad de monjas benedictinas, se fueron, y hoy funciona como refugio de excursionistas y centro de reuniones. ¡Estos monasterios de Cataluña son unos sobrevivientes!

  • Monasterio de Santa María de Montserrat: Uno de los más conocidos y visitados de Barcelona situado en la montaña de Montserrat. Un símbolo de y para Cataluña y un lugar de peregrinaje y culto. Otro sobreviviente a varios trágicos sucesos: fue incendiado dos veces por las tropas napoleónicas, fue saqueado e incendiado y se perdieron muchos de sus tesoros, quedó en soledad, tuvo que ser restaurado y las cosas mejoraron a partir de su primer milenio de vida. El 11 de septiembre de 1881, coincidiendo con la fiesta nacional catalana, se proclamó a la Virgen de Montserrat patrona de Cataluña. Es espectacular ver este monasterios construido a 720 metros de altura. ¡Disfruta las vistas!
  • Monasterio de San Pablo del Campo: Resulta sorprendente visitar un monumento medieval en el corazón de una gran ciudad moderna; pero así ocurre con este monasterio catalán, en pleno barrio del Raval de Barcelona. Es uno de los edificios románicos mejor conservados de la ciudad. Nació y vivió sus primeros tiempos de vida fuera de las murallas de la ciudad barcelonesa y son muchas las historias que te puedes encontrar si pones atención en los detalles de su arquitectura, ¡abre bien los ojos a los detalles!
  • Monasterio de Sant Llorenç del Munt:  Está en la cima de la montaña, dentro del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt, que estuvo bajo los cuidados de sacerdotes hasta mediados del siglo XV para después, como parece ser la tendencia con los monasterios del románico catalán, fue abandonado. Aislado y solitario en la montaña, sigue ofreciendo perspectiva del paisaje y una gran paz desde el 957. Es un buen ejemplo de la construcción religiosa catalana del románico, siendo uno de los pocos monasterios puros de este momento aún existentes en la actualidad.
  • Monasterio de Sant Cugat del Vallés: Este fue el monasterio de mayor importancia de todo el condado de Barcelona. Lo más destacado de todo el conjunto es el claustro. Verlo es sentir y entender el románico catalán. En la Iglesia destaca el campanario, el cimborrio y los retablos, entre los que sobresale el de Todos los Santos, de Pere Serra. En Sant Cugat se conservan elementos de los tres periodos del estilo románico: torre – campanario, cabecera y claustro. ¡Una clase de historia del arte!
  • Monasterio de Santa Ana: Está en la calle de Santa Ana, cerca de plaza de Cataluña, en pleno centro de la ciudad condal. La iglesia, de cruz griega, conserva la estructura románica, aunque es gótica en la cubierta. Cuesta creer que entre tantos visitantes de Las Ramblas sea prácticamente un monasterio invisible. Un lugar de paz y silencio románico en pleno bullicio. 

Categorías
Mapas

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

Deja un comentario

*

*