Arte y Cultura

El Real Jardín Botánico de Madrid

Le roba atención el Museo del Prado que es justo es su vecino, pero también es una referencia para llegar a un punto en el mapa de Madrid que está lleno de raíces, tierra, flores y mucha historia. El Real Jardín Botánico de Madrid  no es sólo uno de los lugares más bellos y más visitados de la capital española, es también un centro de investigación puntero en el estudio de la diversidad y conservación del mundo vegetal.

Este museo acerca la naturaleza a escolares y a adultos y visitantes de todo el mundo a descubrir la belleza de las plantas y su importancia en este mundo. Nada como caminar por estos pasillos entre esculturas y temáticas para entender estola vida de la botánica, su historia, sus estudios y descubrimientos, curiosidades y sobre todo la vida que esta nos aporta.

El Jardín ha vertebrado la investigación botánica española durante dos siglos y medio. Ha sido protagonista o partícipe de algunos de los hitos históricos más importantes que han contribuido al papel de esta entidad como pionera, motor y centro de la botánica española, además, ha contribuido activamente a preservar y difundir la memoria del botánico y científico de origen gaditano José Celestino Mutis, así como su legado científico resultante, sobre todo, de las expediciones botánicas que realizó hace más de dos siglos. Una labor en torno a la figura del sabio Mutis que, de 2008 a 2012, se celebraron 200 años de su nacimiento.

Casi 400 mil personas visitaron este jardín en 2013 y aunque tradicionalmente las estaciones de primavera y de otoño son las de más afluencia al Real Jardín Botánico de Madrid, hay otra serie de actividades que también complementan el cuidado de las plantas que permiten visitar el espacio durante todo el año, es el caso de la exposición ‘Paraísos naturales: reflejos artificiales’; una nueva edición de “La noche de los libros”; el concierto ‘Biocoralia’ del coro Ars XXI para recibir la primavera; el II Día Internacional de la Fascinación por las Plantas; la Feria de Orquídeas “OrquiMadrid”; los Paseos Musicales por el Jardín o la exposición fotográfica ‘PhotoEspaña’, entre otros y que cada vez parecen tener más diversificación.

El Jardín Botánico sigue siendo uno de los museos vivos que después de atravesar la Puerta de Murillo al entrar, traspasas un antes y un después en medio de una gran ciudad. Plantas ornamentales, una rosaleda, plantas aromáticas y medicinales, un huerto, terrazas de escuelas botánicas, un paseo de esculturas, un invernadero, laureles, un bello estanque y varios paseos son los pasillos que integran este museo natural que te recuerda aquella frase de Alexander Herzen, sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna.

 

Categorías
Arte y Cultura

¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona, comunicóloga con un máster en periodismo de viajes.

Deja un comentario

*

*