¡Estoy cansadísima! Hacía años que no me salía una ampolla por caminar. No recordé que la ciudad funciona para moverse en coche, no a pie. A pie van los repartidores, trabajadores de la zona, el cartero… ¡Cuánto homeless! Debí imaginarlo cuando, desde la ventanilla del avión, vi un paisaje urbano en el que sobresalían carreteras. Es inmensa para caminarla, como su nombre completo: Pueblo de Nuestra Señora la Reina de Los Ángeles de Porciúncula. 

Qué europea me vi queriendo caminar y caminar de aquí para allá. Estoy destrozada sin salir del centro de Los Ángeles. No supe nada del este ni del sur. lejos quedaron muchos lugares como Little Ethiopìa, Little Persia, Historic Filipintown y Thai Town… Los Ángeles, es una ciudad llena de ciudades. 

El barrio chino de Los Ángeles, a un par de calles del centro de la ciudad. |Fotografías: Arlene Bayliss

¿Qué ver en el centro de Los Ángeles?

Caminé entre la 5th y 6th Street y llegué a Pershing Square, un parque con poca gente y mucho cemento que por 1850 fue un campamento de colonos pero que se ha ido transformando con los angelinos. Desde el avión vi a ese grupo de edificios con el poder de ver a todos los demás, y al día siguiente estuve ahí, entre ellos, tratando de estirar mi cuello como una jirafa para alcanzar a ver su punto más alto. Pershing Square no es un pulmón pero si un tragaluz del centro de Los Ángeles.

Donde no hay rascacielos pero si estacionamientos en cada esquina, es en el Barrio Chino, donde vivió Bruce Lee. Chinatown es del siglo XIX, se construyó, se demolió y se volvió a construir con otro domicilio. El edificio Garnier, actual Museo Chino-Americano, es la única estructura sobreviviente del primer barrio y cuenta la historia de la comunidad. Este es un vecindario que antes era de europeos y se llamaba Frenchtown, y que se mezcla con  los terrenos de Little Italy, y antes de ellos era más bien de asiáticos. Todo cambió con la llegada de los españoles; después vino la guerra entre Estados Unidos y México, y México perdió la parte alta de su territorio. Resultado: La broma de ganar una pelea para que la mayoría de los ciudadanos de Los Ángeles sea latina. La historia de los barrios de Los Ángeles no es lineal, es dinámica. Durante los últimos dos siglos han sido los flujos migratorios los grandes constructores de la ciudad.

Te sientes en México cuando recorres Olvera Street, Los Ángeles. |Fotografías: Arlene Bayliss

La calle más antigua de Los Ángeles es mexicana. Olvera Street es un paseo peatonal donde los dragones dan paso a los huaraches, las sandalias de México. Bruce Lee se convierte en un burro de peluche  con una carreta decorada con sombreros mexicanos. Los dioses se mutan en Jesús y en la Vírgen de Guadalupe, y las galletas de la suerte se convirtieron en dulces de tamarindo con chile. Hay una veintena de edificios o casas históricas en esta calle y un mercado mexicano lleno de imágenes de la Virgen morena. Me pregunto de dónde nacerá el racismo cuando Los Ángeles es un claro ejemplo del cóctel de razas que es Estados Unidos.

Buscando un sitio para comer, llegué a preguntarme, ¿qué es lo más típico en la ciudad?, ¿qué es de aquí? Qué comen los de la zona, los trabajadores que veo por las calles. Caminé por una calle, por otra, pero son tan largas que caminé casi una vida entera para recorrer solo tres, y me encontré con cadenas de hamburguesas, cadenas de comida mexicana, cadenas de comida italiana, cadenas, más cadenas, y restaurantes lujosos. Terminé en un lugar de pollos asados…con tortillas, frijoles, guacamole  y una salsa roja que me supo a gloria.

  • “Los mexicanos somos los peores con nosotros mismos”
  • “Mi primera jefa me hizo la vida imposible, no me hablaba en español”

Teresa, la señora que tomó la orden en la cadena de pollos asados, había llegado a Estados Unidos hacía 25 años; hoy lleva 15 años en la cadena y aún recuerda lo mal que la pasó cuando llegó desde Michoacán.

Teatros y salas viejas, son parte del paisaje del centro de Los Ángeles. |Fotografías: Arlene Bayliss

El centro de Los Ángeles está de moda

Algo notorio en el centro de Los Ángeles es que sigue el modelo urbanístico de los cascos históricos de las ciudades europeas. ¡El centro de Los Ángeles está de moda! Rascacielos, edificios residenciales y oficinas privadas y gubernamentales, carriles de bicicleta, restaurantes con zona de terrazas, cafetería, museos y galerías, tiendas de diseño. Leí en el periódico que una empresa china está ocupada construyendo cuatro torres de mil millones de dólares con 350 habitaciones de hotel y más de 1,500 condominios. Y hay otros dos proyectos de torres similares que hablan de más de mil espacios residenciales. Antes, el centro era gris, peligroso y hoy la tendencia es hacer del centro una zona exclusiva, como pasa ya en otras ciudades americanas, como la Ciudad de México.  (1)

Eso sí, se mantiene el toque exótico. En ninguna otra ciudad del país viven tantos asiáticos como en Los Ángeles. La mayor población japonesa del país está aquí, como las comunidades más grandes de amerindios. El área metropolitana es la favorita de los judíos, y después de Miami, los nicaragüenses tienen una fuerte relación con la ciudad. Y la comida típica en Los Ángeles es, desde hace mucho tiempo, la comida mexicana.

Es curioso en lo que puede llegar a convertirse un rancho que 44 indígenas y españoles que en 1781 bautizaron como Pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Ángeles del Río de Porciúncula. Tal vez por eso tiene un nombre tan largo, para que haya espacio para todos y para que te salgan ampollas al recorrerla. 

Compártelo:

Sobre el autor

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

3 comentarios

  1. Ninguna ciudad de EUA es caminable más allá de los centros, están diseñadas para moverse en carro porque todo está lejísimos; si tienes suerte y existen los programas de renta de bicicletas, ya la hiciste…

  2. jubileta inquieta el

    Genial !! Me ha gustado mucho tu relato, Arlene. he podido callejear por las calles de Los Angeles de tu mano y sin que me salieran ampollas.Yo también me pregunto de dónde saldrá el racismo si esas tierras son un coctel de razas como tú bien dices. Saludos cariñosos

Leave A Reply