Quien quiera que rehúse a un huésped recién llegado a un techo o un hogar pagará tres sueldos de multa” decía la ley Burgundia, esto en los tiempos de la Edad Media, dando pie de forma “oficial” a los sitios destinados para el hospedaje de los viajeros, de aquellos grandes viajeros, en aquel gran punto del mapa.

Después de la Revolución Industrial se abrió una puerta que ha hecho todo menos cerrarse. Una masificación de desplazamientos con fines laborales o de ocio que han dado pie a una oferta para el hospedaje de aquellos que hacen del movimiento parte de su estilo de vida y que hoy, tienen un abanico de opciones que incluso traspasa nuestro concepto de creatividad y lujo. La diversidad de alojamientos y de estilos es cada vez más extensa.

Si bien existen viajeros que sólo buscan una cama y un baño limpio, también hay quienes buscan otro nivel de comodidad. La frase “nada como estar en casa” podría tener variaciones con servicios inimaginables. Por ello hoy en día, existen hoteles de una hasta las cinco estrellas o moteles, hostales, albergues, posadas, apartamentos y cada uno con sus propias variaciones de acuerdo al precio, el lugar, etc. ¿Las diferencias entre unos y otros? Estas son las opciones de hospedaje con las que te puedes encontrar.

Hoteles:

  • El objetivo de un hotel es privacidad, atención, comodidad y es el rey del lujo y excentricidades.
  • Los hay de 1 a 5 estrellas que determinan los servicios, desde televisión, piscina, servicio a la habitación, hasta jacuzzi, lavandería, etc.
  • Las cadenas de hoteles ofrecen salas para eventos y congresos con servicio de bell boy (botones) y valet parking.
  • Atención personalizada.
  • El precio lo dice todo, desde un cuarto sencillo hasta una suite presidencial.

Motel:

  • Su objetivo es ofrecer un espacio de descanso en medio de la carretera y tienden a ser espacios sencillos.
  • Los encuentras en las grandes rutas que atraviesan incluso países.
  • En países como México, los moteles tienen también un fin de recreación entre parejas en donde incluso, se rentan por horas, así que si estás por este país y lees motel, asegúrate que las entradas a las habitaciones no sean tipo cochera o cortinas, podrían despertarte a la mitad del sueño pidiéndote la habitación.
  • Su servicio es limitado y tienden a ser atendidos por poco personal.
  • Son más económicos que los hoteles.

Hostales:

  • Mientras el hotel ofrece privacidad, el hostal ofrece comunidad.
  • Sus habitaciones son definidas por género o mixtos, es decir, espacios que van desde las dos literas hasta veinte. También hay habitaciones privadas pero son las menos comunes.
  • Baños compartidos y en muchos casos cocina comunitaria.
  • Sin servicios de habitación y con casilleros para guardar tus pertenencias.
  • Es uno de los servicios más económicos aunque también los hay de alto costo, es el caso de los llamados Hostal-Chic o bien, Hostal-Boutique.

Albergues:

  • Similar al hostal, pero está enfocado a jóvenes entre los 18 y los 26 años y tiene como objetivo la interacción con un ambiente informal.
  • Sus espacios son zonas de uso común.
  • En países como España, los colegios durante el verano utilizan sus habitaciones para peregrinos o viajeros y es aquí donde existe la Red Española de Albergues Juveniles.
  • Son más económicos que un hostal.

Posadas:

  • Son los hoteles de la antigüedad, fuera de las ciudades y muchas veces son casas antiguas que ofrecen pequeños cuartos. Su objetivo es ofrecer techo y comida.
  • En Europa las posadas se podrían definir a diferencia de los hostales en un lugar con un calor de hogar y de menor tamaño.
  • Precios económicos.
  • A las afueras de la ciudad o dentro de pequeñas poblaciones.
  • También se les conoce como parador turístico, aunque existen paradores turísticos que representan importantes edificaciones que por lo mismo podrían ser convertidos en hoteles.

Apartamentos:

  • Sobre todo se ubican en zonas céntricas.
  • La gran ventada es la cocina, aprovecharla para preparar comidas y así no ahorcar el presupuesto.
  • Aquí el artículo: Hospedarse en apartamentos

Una vez que se conozcan las diferencias entre uno y otro y sobre todo como viajero, lo que sigue es definir nuestro estilo y deseo del hospedaje para ese viaje o los viajes, que si tiene peso el presupuesto. También es una cuestión de gustos, que si me preguntan, lo interesante sería probar y así comparar y definir el estilo propio.

Compártelo:

Sobre el autor

Periodista en viajes de Tijuana en Barcelona. Es editora y creadora de contenidos.

Leave A Reply