Actualidad

¿Muere Barcelona de éxito?

¿Te imaginas vivir en una de las calles cercanas a la Sagrada Familia? Ya sabes, en un piso compartido con tu novio o un par de amigos, con un diminuto pero lindo balcón, con una panadería en la esquina, con el metro a unos cuantos pasos, con carril bici para circular en bicicleta hasta el centro. Podrías tomar un café cerca del parque, en una terraza, pasear, ir a museos, elegir una obra de teatro, o un concierto, o asistir a una presentación de tu autor favorito en alguna de las muchas librerías, hacer unas tapas, tomar una cerveza artesanal mientras hablas con tus amigos ¿Es bonito, verdad? ¿Te imaginas?

Suena tan atractivo que son muchos los que se lo imaginaron y decidieron vivir en Barcelona. Desde el 2009 la movilidad de la ciudad ha variada en cuanto a nacionales. Barcelona es una ciudad con movilidad extranjera, que representa casi el 16% de la población total. En una década, según el último informe sobre la población extranjera del departamento de Estadística del Ayuntamiento de Barcelona, la ciudad ha perdido 50.000 latinoamericanos y africanos y ha ganado 34.500 europeos y 18.500 asiáticos.

¿Demasiado turismo en Barcelona?

Recientemente, OK Apartamentos Barcelona dio a conocer su primer estudio de opinión a la población extranjera que vive en la ciudad. En el estudio participaron 850 personas de 26 nacionalidades diferentes que respondieron a la pregunta de ¿cómo es vivir en Barcelona? ¿Maravilloso? Sí, pero hay varios peros en el sueño de vivir cerca de la Sagrada Familia, o de vivir en el barrio Gótico o en Gràcia, en realidad surgieron nueve peros que se concentran principalmente en uno: La ciudad es demasiado atractiva. Muere de éxito:

“Excesivo turismo de masa”

“Demasiado turismo durante todo el año”

“La venta de la ‘marca BCN brand’ ha convertido la ciudad en un parque temático”

“Muchos turistas. Muchos promotores turísticos”

“Los turistas vienen y se comportan como si la ciudad fuera suya”

“El comportamiento de los turistas”

Desde hace unos años, vivir cerca de la Sagrada Familia puede resultar estresante. Aquel deseo de vivir la ciudad soñada resulta peor cuando intentas entrar en el metro de la realidad. De pronto te ves en medio de una carrera de obstáculos representada por personas que caminan en una dirección, sin mirarte, chocando contra ti. Son los turistas. Barcelona es la cuarta ciudad más visitada de Europa tras Londres, París y Roma, y es el puerto líder en cruceros del continente y del Mediterráneo. Llegan a Barcelona más de medio millón de turistas al mes, más de ocho millones al año. Su población, de 1,6 millones de personas, comienza a estar cansada.

En este estudio, los extranjeros que viven en Barcelona señalan algunos de los problemas derivados del exceso del turismo como la sustitución del tejido comercial de barrio que ha pasado del tradicional a otro de tiendas de recuerdos, de bares y restaurantes que han cambiado su oferta, su estilo y sus precios; también los precios en la vivienda se han incrementado debido a la inversión extranjera y a la incorporación de viviendas de uso turístico. Y, además, ruidos, más tráfico y el comportamiento de algunos turistas. Todo ello ha provocado que los barrios más tradicionales, cambien de vecinos como de piel.

¿Dónde quedó el sueño de circular en bicicleta sin que parezca un circuito de obstáculos, entre derecha e izquierda, acelerar, frenar, cuidado? Muchos otros medio se han hecho eco de esta problemática. Más allá de los noticieros del día a día, ha llegado a la gran pantalla con el documental Bye Bye Barcelona que expone, de la mano de algunos de residentes de la ciudad, los efectos negativos que tiene el turismo masivo.

Mientras, ¿qué ocurre en otras ciudades?  

New York llevó a cabo el proyecto Barrio x Barrio. La ciudad más visitada de Estados Unidos diseñó en 2013 esta campaña para poner de relieve la amplia oferta de los cinco barrios de Nueva York, más allá de la gran manzana. Esto dio como resultado el aumento de visitantes y una generación actividad económica fuera de los tradicionales emplazamientos.

Amsterdam, con 17 millones de viajeros anuales recibidos y que se estima que llegarán a 30 millones, en 2025, ha dicho basta. Son demasiados turistas para sus 800.000 habitantes. Si bien aún no hay una medida concreta, el Ayuntamiento se plantea tomar riendas en el asunto para evitar que la ciudad sea de todos menos de sus habitantes.

¿Y Barcelona? ¿Qué ocurrirá con la ciudad? ¿Pueden morir las ciudades de éxito? Es posible que no haya solución. Tal vez el turismo sea parte de vivir en una ciudad como Barcelona. Mientras, sigamos con el sueño de vivir cerca de la Sagrada Familia. Aún con turistas, sigue siendo un privilegio poder vivir en una ciudad como ésta.

Categorías
ActualidadNoticias

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.
Un comentario
  • ¿Cómo sabrías DÓNDE ESTÁS si te soltasen en mitad de… BARCELONA? ⋆ Un viaje creativo
    10 Agosto 2017 at 7:53 am
    Deja un comentario

    […] En las pancartas de protesta vecinales contra una política de turismo que está provocando que Barcelona esté muriendo de éxito. […]

  • Deja un comentario

    *

    *