libros-de-viaje-2018
Libros y reseñas

Nuestros libros de viaje favoritos del 2018

Cuando se acaba el año, lo único seguro es que no hubo tiempo para todo. Es posible, incluso, que alguno de los libros viajeros del 2017 se haya acabado quedando a medias. O tal vez no; es posible que lo único seguro de verdad es que viajar a través de los libros ha comenzado a ser el único consuelo.

Dicen que jamás se viajó tanto cuando quieren decir que nunca hubo tantos seguidores viajando, que no es lo mismo: el viaje se hace tan evidente en las redes sociales que acaba desapareciendo. Menos mal que la verdad siempre es otra y que eso de viajar, al final, siempre fue cosa de cuatro raros, de inadaptados, nómadas, tránsfugas de las rutinas, desesperados, ilusos ilusionados y demás escapistas de distinta ralea.

Estos son los viajes que contaron: recuperados, dibujados, de la parte de allá, de la memoria, reeditados, de la vuelta, de la mirada. Y, además, no habría que olvidar tampoco a las 800 ovejas de la raza merina negra que cruzaron La Serena y La Siberia extremeñas en una iniciativa de Gabi Martínez que convirtió por unos días a varios creadores en pastores. Gracias por el consuelo que nos brindaron. Aquí van (por supuesto no son todos):

10 libros de viaje de 2018

libros-viajeros
Porque leer es la forma más soñadora de viajar. ¡Viaja leyendo!

“El ladrón de recuerdos”, Michael Jacobs (Ed. La línea del horizonte)

¿Qué queda en la mente cuando va llegando el olvido? ¿Es todo vacío? O como quería creer Michael Jacobs, algunos pensamientos siempre perduran. Tal vez, los de un viaje. El suyo por Colombia, ese territorio entre real y mágico, por el mítico río Magdalena. Reflexivo, profundo, elegíaco, valiente, enternecedor: el viaje como gran metáfora de la memoria, que dijo su gran amigo Cees Nooteboom.

“Viajes dibujados” (Ed. Altaïr)

En un mundo cada vez más homogeneizado por las redes sociales, aventurarse a experimentar con diferentes formas de decir es una bocanada de oxígeno puro. El volumen editado por Altaïr ha sido dirigido por Jorge Carrión, ducho ya en estas tareas del periodismo dibujado. En lugar de párrafos, viñetas para reflexionar sobre el turismo como hace Sarah Glidden, o la crónica del injusto encarcelamiento de Ramón Esono, o el viaje a modo de ensayo literario, o la creación de nuevas mitologías de la mano del “escalador” Agustín Fernández Mallo.

“Moby Dick” (reedición de Navona Editorial)

Tal vez sea fácil pensar que no hay ninguna novedad en un clásico. Pero todo lo que sea recordarnos que muchas veces los viajes surgen de una profunda tristeza es de lo más necesario, que en ocasiones parece que eso del viaje es una eterna felicidad. Fue Ismael quien nos reveló que viajaba cada vez que en su alma sentía algo así como un noviembre, “húmedo y lloviznoso”. Eso sería suficiente para considerarlo como un verdadero influencer.

“Conocer Irán”, Patricia Almarcegui (ed Fórcola)

“¿Cómo escribir sobre el final del viaje?”. Es lo que tiene Patricia Almarcegui, que es capaz de explicar con la misma soltura Irán y sus sentimientos, las emociones verdaderas, como viajera. A través de esta recopilación de distintos artículos sobre el país, podemos alcanzar algunas de las notas más íntimas de sus viajes, esas que escribe en un cuaderno gris. Por ejemplo esta: “No deseo volver a pasar tantos días sola: no tiene sentido”.

Experiencia y pobreza: Walter Benjamin en Ibiza, 1932-1933, Vicente Valero (Periférica)

“Las imágenes más bellas de este paisaje quedan remarcadas por las ventanas sin cristal de mi habitación”, quien escribió esto no fue otro que Walter Benjamin. Lo hizo el 24 de julio de 1933, durante su segunda estancia en Ibiza. Ahora el poeta ibicenco Vicente Valero reproduce las vivencias de Walter Benjamin en sus dos etapas en la isla, en 1932 y 1933. Lo hace mediante cartas y postales del filósofo; pero, sobre todo, con el testimonio de otros que lo acompañaron. El libro es una oportunidad de ver la isla más turística de Baleares a través de la mirada de un rebelde solitario.

“La conquista de los polos”, Jesús Marchamalo y Agustín Comotto (Nórdica Libros)

Ni Robert Falcon Scott y ni Roald Amundsen imaginaron jamás que sus aventuras acabarían siendo narradas en forma de cómic. En concreto, más de 50 ilustraciones y tres desplegables, obra del dúo que forman Jesús Marchamalo y Agustín Comotto, para rendir tributo a una de las etapas más fascinantes de la historia: la que nos llevó a los confines del mundo. Para viajes así, “¡No hace falta comprar billete de vuelta!”.

“Carreteras azules”, William Least Heat-Moon (Capitán Swing)
Una camioneta Ford de 1975 y ocultos bajo el salpicadero todo sus ahorros, 428 dólares. Dejaba atrás un despido y el fracaso de un matrimonio. Así fue como William Least Heat-Moon (curioso nombre, ¿verdad?) rodó por la América más profunda en los años 80. Era eso o explotar. 13.000 millas por carreteras secundarias, las “Blue Highways” de los viejos mapas de carreteras de Estados Unidos. Alguien que finaliza un viaje así siempre tiene a mano un buen puñado de consejos. Como ejemplo: “Si el recuerdo pesa demasiado, concéntrate en mirar”. Un libro de viajes al modo clásico, en el retrovisor están John Steinbeck y el inmortal Kerouac, para plantearnos si aún existen lugares donde poder perdernos.

“Fisiología del flâneur”, Louis Huart (Gallo Nero)

Solemos aparentar que sabemos hacia dónde vamos forzados por ese rigor de eficiencia con el que parece regirse la sociedad. Voy aquí, hago esto, miro aquello, compro allí, no tengo tiempo que perder… Por eso, vale la pena volver a reivindicar los pasos ocioso del flâneur, ese caminante de las ciudades que “va, viene, vuelve otra vez y puede acabar encontrándose o muy cerca o muy lejos de su casa, según los designios del azar”. Este libro de Louis Huart fue publicado en 1841; sin embargo, tiempo después inventamo el GPS.

El arte de ver las cosas, John Burroughs (Ed. Errata Naturae)

Escribe John Burroughs en la introducción que “el arte de ver las cosas no es algo que se pueda transmitir mediante normas y preceptos, es un componente esencial en el ojo y el oído, es decir, en la mente y en el alma, de los que éstos son sus órganos”. John Burroughs, del que Walt Whitman dijo que era “el genuino hombre de los bosques, el único nativo entre los árboles”, reflexiona en esta belleza de libro sobre la necesidad de ser más conscientes de lo que nos rodea. ¿Qué pensaría hoy este gran naturalista de barba hipster sobre eso de andar todo el día mirando pantallas?

“Todas las historias” – Enric González (ed. RBA)

Se reedita este libro que recoge los tres títulos clásicos de Enric González dedicados a tres de las grandes ciudades del mundo, Nueva York (2006), Roma (2010) y Londres (1999). En alguna parte el autor, que de esto sabe porque lleva más de 25 años deambulando por el mundo nos avisa que de libros sobre ciudades los hay de dos tipos: o historias de amor o trágicas decepciones. Por su escepticismo y su sentido del humor, su estilo, rápido, claro, y subjetivo, las crónicas que aparecen aquí recuerdan algo a las de otro viajero y periodista prodigioso, a Julio Camba, el viajero sándwich.

BONUS TRACK

Esto todavía no ha llegado a España; pero seguramente lo hará:

“El vértigo horizontal. Una ciudad llamada México”, Juan Villoro (Ed. Almadia)

Ciudad de México es la vastedad hecha urbanismo. Cuando llegas a ella en autobús puedes estar llegando varias horas. Ese es el desafío que encaró Juan Villoro a la hora de hacer la crónica de su ciudad. No podía ser de otro modo que dominando la horizontalidad. El volumen reúne cuarenta crónicas escritas durante las dos últimas décadas; así que también son, de algún modo, un viaje en la propia escritura de su autor.

Un adelanto AQUÍ

Categorías
Libros y reseñas

Licenciado en Filología y periodista vocacional que se divierte juntando letras para ver cómo reaccionan entre sí las palabras. Es redactor en el blog Ahora Toca Viajar y en otros medios.

Deja un comentario

*

*