Si no tenemos salud ¿qué nos queda? Está claro: la mejor medicina es la prevención. Un hecho como tomar agua natural o ingerir una ensalada fresca, podría poner en riesgo tu salud, deja de lado el viaje. Existe un gran número de países que tienen como requisito obligatorio un tipo de vacuna. Los riesgos en el movimiento existen, más los viajeros de grupos como bebés o niños pequeños, mujeres embarazadas, personas de la tercera edad, entre otros. Una recomendación internacional para los viajeros es considerar un seguro de viajes, incluso un seguro médico especial. Pero el primer paso es considerar en el próximo viaje al bienestar del viajero.

Algunos riesgos medioambientales: 

  • Grandes y abruptos cambios de altitud, temperatura y humedad.
  • La presión barométrica disminuye al aumentar la altitud, lo que reduce la presión parcial de oxígeno y causa hipoxia.
  • Los viajes a altitudes elevadas pueden causar el mal de altura.
  • La exposición a altas temperaturas y humedad originan pérdida de agua y sales y puede provocar que te sientas muy cansado.

Por eso, con ayuda de la Asociación Española de Vacunología: Decálogo para un viaje saludable

  • Preparar el viaje con un mínimo de 30 días de anticipación.
  • Acudir al centro de salud más cercano e informarte sobre alguna vacuna que puedes llegar a necesitar.
  • Elegir bien la ropa y el calzado según el destino y la duración del viaje. Un buen calzado no sólo protegerá lo que más usarás en tu viaje, sino de alguna picadura o mordedura. La ropa podría protegerte de un resfriado.
  • Intenta ingerir alimentos cocinados, préstale atención a las salsas, el pescado y alimentos con lácteos.
  • Consumir fruta que puedas pelar, es decir, que no importa si no la lavas. Ten cuidado con las ensaladas en zonas tropicales y los helados o gustos que terminen en “caseros”.
  • Ojo con el agua y esto incluye a los hielos.
  • No olvides tomar agua, protegerte del sol y considerar un repelente de mosquitos.
  • Mejor dormir con los dientes sucios que compartir cepillo de dientes.
  • Sé responsable si practicas sexo durante tu viaje. Si no hay globo, no hay fiesta.
  • Considera un botiquín básico, sobre todo si tienes alguna enfermedad, viajas con personas mayores, niños o si eres de estómago sensible.

Según datos de la Organización Mundial de Turismo el número anual de viajeros internacionales era a principios de la década de los 70’ de unos 200 millones de personas y de 600 millones en el 2000. En el año 2020 esta cifra podría alcanzar los 1,600 millones. Aunque el incremento de personas que, por diversos motivos, realizan viajes transcontinentales afecta a todas las regiones del planeta, los destinos en mayor expansión corresponden, proporcionalmente, a países situados en Oriente próximo, sureste de Asia y Pacifico y África.

Muchas de las denominadas enfermedades emergentes aparecidas en los últimos 50 años se relacionan con ésta circulación de personas y materiales, así como con los métodos de producción de alimentos y la invasión de ecosistemas antaño vedados al hombre. ¡Sin salud no hay viajes!

Fotografía de portada: Omar Martínez-Tj 

 
 
Compártelo:

Sobre el autor

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

Leave A Reply