La Ballena Gris es una viajera y cada año lo demuestra. Sale de Alaska a México  en un recorrido por más de 20,000 kilómetros que tiene como objetivo, buscar el mejor espacio para dar a luz a sus crías. Ese destino son las aguas de las lagunas de la Península de Baja California, al norte de México. Un viaje que repite año con año y que, cada vez más, es posible formar parte de él, al menos, en esta escala bajacaliforniana.

A partir del 15 de diciembre, cada año la  Ballena Gris  se pasea por varios puntos del Océano Pacífico en el Continente Americano, para es a principio de cada año, cuando se deja ver en la Laguna San Ignacio, uno de sus puntos favoritos que es hoy en día, Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, forma parte de la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, donde la congregación de ballenas gris es mayor y el cuidado de su hábitat es procurado no sólo por investigadores que ahí habitan por largos periodos, sino por los mismos pobladores.

Según el último censo de la Laguna San Ignacio, en el periodo invernal 2011- 2012 contabilizaron en la zona más de 300 ballenas grises, por lo tanto, estos ejemplares son mexicanos, pues es en estas costas nacen y se dejan ver. Estas ballenas pueden llegar a medir más de 50 pies de largo y pesar más de 36 toneladas. Son bigotudas y en general, viven en pequeños grupos, de tres a cinco miembros pero no quedan en el mismo grupo durante toda su vida. En su lugar, forman lazos muy flojos para pasar a otros grupos sin problema.

Si estás pensando en viajar a la Península de Baja California y ser testigo de este espectáculo, esto te puede interesar: Visitar a las ballenas. Te dejamos con estas increíbles imágenes de Gonzalo González.

 

Compártelo:

Sobre el autor

Tijuanense, comunicóloga, periodista y viajera. Inquieta por descubrir el mundo para ver y conocer, cómo viven y piensan en el otro lado del planeta. La curiosidad y el miedo a la rutina, es la motivación que la impulsa a viajar y escribir.

Leave A Reply