Arte y Cultura

Entre Provenza y Sardenya: Sagrada Familia

La Sagrada Familia es el lugar más visitado de España. Miles de personas a todas horas del día, están alrededor de esta pieza arquitectónica que parece le queda chica la ciudad. Por la mañana empiezan a llegar los turistas que mientras hacen fila, observan desde fuera los detalles de la obra maestra de Antoni Gaudí.  Al caer el sol, la gente mayor se adueña de las bancas, otros de las áreas caninas, de las vistas cerca del lago, de los juegos para los niños, de cada rincón posible para sentirse dentro de la postal visual de la Sagrada Familia.

¿Saben cuándo la van a terminar? En 2026, aseguran, lo que representarían 144 años de trabajo, casi siglo y medio de arquitectura, de modernismo catalán. Es típico pisar Barcelona y pisar la Sagrada Familia, ¿cómo no visitarla? Pero no todos entran, no todos saben identificar su belleza más allá de lo que a simple vista podemos ver. Este monumento religioso está lleno de piezas que cuentan una historia, representan un pasaje, lleno de figuras naturales, religiosas, humanas, animales, sombras, escaleras, flores, frutas, estrellas… es compleja, creativa, inteligente y muy simbólica. Un ícono que no es fácil de descifrar pero que gusta, por si sola es imponente.

Pero, ¿han escuchado el campanario? Un día caminando por Carrer Provenza, camino a una estación de bicicletas que está en la esquina de Carrer Sardenya, de pronto paré, empecé a escuchar campanas de iglesia, me giré hacia las torres de la Sagrada Familia y si, eran sus campanarios, apenas y fueron unos segundos de música que se hacía espacio entre el ruido de la ciudad.

Categorías
Arte y Cultura

¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona, comunicóloga con un máster en periodismo de viajes.

Deja un comentario

*

*