Relatos

En Pasajes de San Juan, tierra vasca

Estamos en el municipio de Pasajes, en la comarca de San Sebastián, País Vasco. Estamos ante las históricas aldeas de San Pedro y San Juan. Como muchos pueblos vecinos, en este caso separados por la ría de Oyarzun, la rivalidad está servida. El deporte, concretamente las regatas de traineras, es la forma más popular en que ambas localidades compiten entre sí. En septiembre, cuando se celebran las Regatas de la Bahía de la Concha en San Sebastián, las calles de Pasajes se visten con sus colores para animar a sus remeras, morado en San Pedro y rosa en San Juan.

Nos tomamos un pincho de bonito en uno de los bares de San Pedro para esperar a la barca que nos llevará al otro lado de la ría. El trayecto apenas cuesta cincuenta céntimos, aunque también es cierto que la bocana se atraviesa en un momento. Después de recorrer un tramo industrial de San Sebastián, sorprende encontrarse con un pequeño pueblo pintoresco situado en la ladera de un monte mirando al puerto y al mar. Al pisar tierra, nos da la bienvenida la Plaza de Santiago con sus coloridas casas marineras. “Aupa Batelerak” o “Aupa San Juan” se puede leer en los principales carteles de color rosa que cuelgan de los balcones, en referencia a las remeras de Pasajes de San Juan. Además de las alusiones deportivas también se observan carteles que piden el acercamiento de presos de ETA a las cárceles vascas.

San Juan se recorre en poco tiempo, de hecho sólo tiene una calle principal: la Pasai Donibane. Atraviesa el núcleo histórico, entre arcos y pasadizos. Banderines y letreros de color rosa en cada rincón y detalles muy singulares paseando por el pueblo, como una pequeña maleta colgada de unos cables en la que reza “Alde Hemendik”, que traducido del euskera, significa “Fuera de aquí”. Pasamos por txokos (clubes gastronómicos), visitamos la Iglesia de San Juan, el Humilladero de la Piedad o el castillo de Santa Isabel. También descubrimos que Víctor Hugo pasó unos días en San Juan, por allá de 1843, y la casa donde se alojó es actualmente una casa museo dedicada al escritor francés y a usos culturales. Las vistas que se tienen de la bahía desde los balcones del edificio enamoraron a Víctor Hugo y le inspiraron algunos escritos y grabados.

Aquí pueden ver en un minuto la imagen más típica de Pasajes de San Juan, separada de San Pedro por la ría y con la tarjeta de presentación de sus casas marineras y su inseparable color rosa.

Categorías
RelatosVideos

Nació en Logroño pero vive en Tenerife desde los ocho años. Es graduada en Periodismo con un Máster en Periodismo de Viajes. A esta española curiosa e inquieta le gusta viajar con su cámara de fotos y libreta en mano, ya sea al otro lado del mundo o a la vuelta de la esquina.

Deja un comentario

*

*