No se trata de simples escritores, son tres personajes que han marcado un antes y un después en el mundo de las letras. Tres hombres nacidos en Escocia que fueron pioneros en estilos, corrientes y movimientos literarios gracias a poemas, novelas y piezas musicales que hoy son consideradas obras maestras. Walter Scott, Robert Burns y Robert Louis Stevenson, son los tres grandes que en el corazón de la ciudad cuentan con un espacio dedicado a ellos: The Writers’ Museum.

Habitaciones de colores intensos y una escalera rodeada de una pared roja, cobijan los manuscritos originales, los retratos, las fotografías y los objetos relacionados con la vida personal y la producción literaria de los tres escritores. Habitaciones que forman parte de una edificación con más de 400 años de Historia, Lady Stair’s House.

The Writers' Museum |Fotografía: Arlene Bayliss

Los tres grandes de Escocia: Walter Scott, Robert Burns y Robert Louis Stevenson. |Fotografía: Arlene Bayliss

Los protagonistas

Walter Scott es el responsable de las estanterías de novela histórica. “Guy Mannering” (1815), “The antiquary” (1816) y “Rob Roy”(1817) que llegó al cine en tres ocasiones y épocas distintas, fueron algunas de sus primeras obras que después se sumarían a  “The Bride of Lammermoor” (1919), “Ivanhoe” (1820), y su obra más popular “The Monastery” (1820) que lo llevaría a un nivel internacional que en aquella época era poco común. Sus letras tuvieron presencia en Europa, Austria y Norteamérica, incluso sus historias se transformaron en teatro y ópera.

Scott nació el 15 de agosto de 1771 y murió el 21 de septiembre de 1832. Estudió para abogado pero terminó fundando una imprenta de donde saldrían, por más de una década, grandes poemarios. “El escritor escocés, lejos del resabiado tópico del escritor romántico underground y alejado del reconocimiento en su entorno histórico, vivió holgadamente de los beneficios económicos que le reportó la venta de sus libros, aunque también gran parte de los mismos iban destinados a tapar los inmensos agujeros económicos que su socio John Ballantyne iba realizando en la editorial” cita MCN Biografías. Los últimos seis años de su vida, los vivió bajo la sombra de las hipotecas, y después de pasar unos meses en Roma, regresó a su mansión en Escocia donde fallecería días más tarde a los 61 años de edad.

Robert Burns es considerado el poeta nacional de Escocia. Sus poemas empezaron a circular en la calle, de mano a mano y rápidamente entró en los círculos literarios del país. Un pionero del movimiento romántico que desde muy joven conoció el fruto de sus letras; a los 27 años ya gozaba de una fuerte popularidad por los poemas que se convirtieron en baladas populares “To a Louse” (1786), “To a Mouse” (1785) y “The Cotter’s Saturday Night” (1785) y el más famoso que posiblemente todos hemos cantado alguna vez sin saber que se trataba de una canción escrita hace más de dos siglos, “Auld Lang Syne” (1788).

Donó unas seiscientas canciones al Museo Musical escocés y escribió para colección selecta de aires escoceses unas cien canciones al igual que varios versos humorísticos. Burns nació el 25 de enero de 1759 y murió en 1976 a la edad de 37 años por problemas cardíacos ocasionados por el duro trabajo en el campo que nunca abandonó y acompañó su escritura.

Robert Louis Stevenson tenía un apodo, Tusitala, el contador de historias. La literatura de Stevenson es uno de los más claros ejemplos de la novela-narración, el romance por excelencia. Un novelista, poeta, ensayista, y un gran escritor de viajes. Sus obras más famosas son “The Sea Cook, or Treasure Island” (1883), “The Black Arrow: A Tale of the Two Roses” (1888), “Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde” (1886) entre otras, han dejado una huella que aún permanece con fuerza.

En su época fue reconocido, pero no fue hasta finales del siglo XX que Stevenson tuvo una evaluación de gran alcance y penetración que lo catalogó como un artista , un teórico literario, ensayista y crítico social. Su mal estado de salud lo acompaño sobre todo, al final de su vida a una edad temprana: “Durante catorce años no he conocido un solo día efectivo de salud. He escrito con hemorragias, he escrito enfermo, entre estertores de tos, he escrito con la cabeza dando tumbos” escribió Stevenson. Nació un 13 de noviembre de 1850 y murió el 3 de diciembre de 1894 a los 44 años de edad.

El recorrido del museo en Edimburgo, te lleva por la vida de tres hombres y grandes escritores clásicos, pero sobre todo, te despierta el deseo de leerlos. Al salir del recinto cultural no olvides mirar las losas que pisas. En el patio medieval Makars’ Court se encuentran inscritas citas de doce escritores escoceses, cada año se van añadiendo nuevos textos, incluyendo a autores recientes; algunos textos están en latín, inglés, gaélico y claro,  en escocés.

Compártelo:

Sobre el autor

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

Leave A Reply