Relatos

El mundo perdido de Roraima

Hacía unas horas que se había puesto el sol. La luna llena coincidía con esa noche de pernocta en la base de la montaña y, junto con las linternas sobre nuestras frentes, eran lo único que iluminaba todo a nuestro alrededor. Un lugar inhóspito, rocas negras, riachuelos de aguas muy frías, tiendas de acampar, todos en la base de esa pared imponente, indiferente ante la contemplación de los exploradores más atrevidos, incautos y aventureros que llegamos allí, luego de dos días de caminata para emprender el último tramo de subida por la rampa hacia “el mundo perdido”, como lo llamó Sir Arthur Conan Doyle. La cima del tepuy Roraima.

Los tepuyes son formaciones geológicas con miles de millones de años de antigüedad. Vistos desde lejos se asemejan a una mesa, por el ángulo recto que forman sus paredes verticales y la pared horizontal, caminando hacia su cima es cuando pude apreciar sus formas sinuosas, escarpadas, rocosas, rodeadas de árboles en su base y con caídas de agua desde la cima, formando cascadas de caudal abundante durante la temporada de lluvia.

El Roraima es el tepuy más imponente de la zona por ser el de mayor altura, en su punto más alto sobrepasa los 2800 metros. Está ubicado en el Estado Bolívar hacia el sureste de Venezuela, específicamente en el Parque Nacional Canaima, uno de los más grandes del mundo. Para los pemones, la comunidad indígena que allí habita, los tepuyes son montañas sagradas, inspiradoras de leyendas y mitos que forman parte de sus tradiciones. Roröima Tepü es su nombre en lengua pemón, en sentido literal significa “montaña azul”.

En la mitología indígena se le conoce como “madre de todas las aguas” por las numerosas cascadas que bajan desde la cima y son fuente de algunos ríos cercanos que fluyen hacia el río Amazonas como el río Esequibo y el río Orinoco. Otros lo reconocen como “árbol de todos los frutos”, por la existencia de una leyenda que relata la presencia de un enorme árbol que daba toda clase frutos, alimentando a las tribus de esta región. Ambas acepciones  aluden al origen de la vida, atribuida a los tepuyes que se encuentran por toda la Gran Sabana.

Matawi Tepuy, si lo subes te mueres.

Conocido como tepuy Kukenan, es el “hermano menor” del Roraima. En la caminata desde Paraitepuy de Roraima, poblado indígena desde donde se inicia la caminata a la cima, se pueden ver ambos tepuyes desde varios ángulos y también uno de los saltos de agua más grandes del mundo como es el Salto Kukenán.

Aquella noche en el campamento base, teníamos a la derecha la pared del Roraima  y podíamos ver de frente la pared del Kukenán por donde cae el salto de agua. En medio de tertulias viajeras y fotografías que hacíamos a la luna llena que nos acompañaba, vimos una luz diminuta desde la distancia que provenía del Kukenán. Serían luciérnagas o personas, pensamos. Después de hacer un intercambio de señales con nuestras linternas, comprobamos que la luz titilaba al mismo ritmo marcado por nosotros, eran exploradores, de los más osados, esos que viajan atraídos por lugares peligrosos y prohibidos. Kukenán, es conocido por los indígenas como Matawi tepuy, significa en su lengua “si subes, te mueres”.

Dicen que espíritus malignos habitan en la montaña. Dicen que su energía es negativa en contraposición a la energía positiva del Roraima que da equilibrio. Dicen que un joven expedicionario perdió la vida en su cima en el año 1998 y, luego de meses de búsqueda, no encontraron rastros de su presencia en la montaña. Desde entonces está prohibido subir al tepuy porque se le atribuye la muerte de quienes retan sus escarpados senderos.

La subida es altamente peligrosa, con tramos de rapel, escalada, superficies inestables, un paso por donde sólo se puede cruzar encorvando la espalda, limitados  por la altura de las piedras en la pared del tepuy y al otro lado un precipicio de varios metros de altura. En la cima, sólo se puede recorrer una décima parte de la superficie porque existe una grieta enorme que divide la montaña, impidiendo el acceso a los excursionistas. Es como si la naturaleza diera su mensaje cuando no quiere ser visitada y prefiere ser admirada desde lejos.

Solo esa noche tuvimos contacto con los valientes que decidieron arriesgarse.

Roraima 01

Los paisajes de Roraima. |Fotografía: Ana Varela

Llegada al punto triple.

La caminata hacia la cima del tepuy Roraima tiene toda clase de obstáculos. Sorteamos los ríos Tek y Kukenán, sujetados a cuerdas y haciendo cadenas humanas, por la crecida del caudal con el agua cerca de las caderas. Subimos la cresta, elevación llamada así porque asemeja una cresta de gallo, (se puede intuir su dificultad gracias a este nombre). Nos bañamos ascendiendo por el “paso de las lágrimas”, caída de agua avasallante que baja por las paredes del tepuy, no supe si le llaman así porque parecen lágrimas cayendo sobre las mejillas, más bien creo que es porque provoca llorar del miedo cuando sientes las piedras de apoyo deslizándose bajo tus pies arrastradas por la fuerza del agua.

Cuando las rodillas me empezaron a fallar, a causa de las enormes piedras dispuestas como escaleras, descubriendo a cada paso que me movía por fuerza interior y no por fuerza de mis músculos, aparecieron “los guardianes”, formaciones rocosas tan ceremoniales y majestuosas que nos brindaron su protección y nos dieron la bienvenida a la anhelada cima.

El paisaje revelado es único. No se trata de coronar la cima y en pocas horas desandar el camino por donde vinimos. Después de tres días de ascenso, en este punto inicia la mejor parte del viaje. Sobre esta “mesa” está servido un suculento banquete de la naturaleza con una degustación de platos que solo pueden encontrarse allí. Gigantes piedras de color negro, con siluetas dibujadas por la imaginación del viajero, unas con forma de “Maverick”, una locomotora, un mono comiendo helado.  El “valle de los cristales” cubierto por miles de piedras de cuarzo puro, los “jacuzzis” de piedra para bañarse con agua helada purificante, “la fosa” un enorme agujero entre las rocas con una laguna en su interior, los sapitos de color negro mimetizándose con las rocas, pequeños como la yema de los dedos, las elegantes bromelias como vegetación endémica con el verde que contrasta todo el paisaje, la arena fina de color rosa colándose entre las rocas y la vista privilegiada de la Gran Sabana desde “la ventana”.

El trayecto escogido sobre la cima duró diez horas, a veces, caminando sobre una superficie irregular y resbaladiza bañada por el rocío de la neblina, otras, saltando entre rocas separadas por un abismo. Se plantea una lucha constante entre la fortaleza mental y la capacidad física. La niebla es caprichosa sobre el tepuy, aparece y se desvanece. Es tan misteriosa que caminando por los mismos lugares con o sin neblina no podía reconocer que se trataba del mismo sitio.

La llovizna, los cielos nublados, el sol radiante y el azul despejado, hacen una especie de danza intercambiando protagonismo. Cada paso marcaba el camino hacia lo que se convertiría en el momento estelar del viaje. La neblina se fue disipando y al fin llegamos al “punto triple”, es el hito que demarca la frontera entre Brasil, Guyana y Venezuela. Pudimos estar en tres países al mismo tiempo dando solo tres pasos entre uno y otro. La adrenalina nos hizo saltar con la misma pericia que saltan las cabras sobre las rocas para llegar a este punto. Es un lugar donde percibimos el misticismo atribuido a estos parajes naturales, sentimos cómo la energía ahuyentaba las nubes y relucía la  majestuosidad de la naturaleza.

Solo minutos transcurrieron para observar un horizonte interminable de formaciones rocosas con las figuras más diversas que la imaginación puede captar. La energía de todos los que teníamos el privilegio de estar allí era como un remolino que fue arrastrando las nubes, regalándonos la posibilidad de grabar esas imágenes en nuestra memoria, inspirando el deseo de volver cada vez recuerdo la experiencia.

Esto es Roraima.  El total del recorrido fueron seis días, ascendiendo, andando sobre la cima y descendiendo hacia el punto de partida, cargados de una energía que te protege y te desborda. Seis días incomparables. Han pasado tres años y sigo aprendiendo de este viaje.

Categorías
Relatos

Viajera independiente, venezolana de nacimiento y española de herencia. Ha fusionado su experiencia profesional en Marketing con el Periodismo de Viajes. Emprende cada viaje atraída por la diversidad cultural, la naturaleza, la gastronomía, la fotografía y la reflexión.
Un comentario
  • Edgar B
    19 Febrero 2017 at 12:10 am
    Deja un comentario

    Los tepuys fueron arboles gigantes de un remoto pasado de la tierra! Hubo una mega explosión que acabo con todo en segundos petrificando todo! Así que, estas montañas son los restos de enormes arboles que fueron cortados en un principio antes de la hecatombe, al igual que las montañas de Colorado en USA entre otras por todo el mundo. Y los cientificos lo saben, solo que no dicen nada! Saludos

  • Deja un comentario

    *

    *