san francisco, california
Crónica y reportaje

De misión cristiana a ciudad liberal: San Francisco

¿Cómo una ciudad que nació de una misión católica se ha convertido en la bandera gay más grande de Estados Unidos? Solo me queda imaginar lo que en aquellos tiempos los misioneros españoles esperaban de las misiones católicas y cómo hubieran reaccionado si vivieran para ver en lo que ha mutado el poblado de la misión. ¡Qué tiempos aquellos y qué tiempos los nuestros! En 2019 Estados Unidos está encabezado por un gobierno intolerante, radical, conservador; en cambio, San Francisco es la antítesis. ¿Cómo lo hace? ¿Cómo lo hizo?

Después de recorrer Los Ángeles, el Parque Nacional de Yosemite y Sacramento, el siguiente punto en el viaje por California fue San Francisco. La primera parada fue la Misión de San Francisco de Asís (1775). Es el edificio más antiguo de la ciudad y es la única de las veintiún misiones californianas que se encuentra intacta. Una sobreviviente si tenemos en cuenta lo que vino después. La Independencia de España, la lucha del territorio entre México y Estados Unidos, La Fiebre del Oro. Un grave incendio, un fuerte terremoto. Creció y brotó como palomitas de maíz y toda esa efervescencia y rebeldía en los años 50 se transformó en poesía y prosa.

San Francisco reivindicativo

San Francisco, California, Estados Unidos.

Allen Ginsberg, William Burroughs, Jack Kerouac y Lucien Carr, entre otros, fueron “una generación de hipsters locos e iluminados que aparecieron de pronto y empezaron a errar por los caminos de América, graves, indiscretos, haciendo dedo, harapientos, beatíficos, hermosos, de una fea belleza beat”. Así describe Jack Kerouac a la generación Beat en su libro En el camino (1957), que posicionaría a San Francisco como un escenario literario y artístico que vive hasta la fecha.

“No sabia a donde ir excepto a todas partes” Jack Kerouac

El barrio Haight Ashbury fue escenario de todo aquello que dio paso al movimiento hippie. Llegó el Verano del amor y la conciencia ecológica, la libertad sexual, el vegetarianismo, la cultura del háztelo tú mismo. ¡Amor y paz! Entre las calles Haight y Ashbury puede verse que el reloj siempre marca las 4:20, la hora de fumar marihuana. La lucha por los derechos de homosexuales y lesbianas en Estados Unidos nació en el Distrito de Castro de San Francisco.

San Francisco, California.
Barrio de Castro, San Francisco California.

“Si una bala atraviesa mi cerebro, dejen que esa bala destruya las puertas de todos los armarios”  Harvey Milk

Harvey Milk (1930-1978) revolucionó los años 70 y lo hizo alentando a la comunidad homosexual a salir del armario. Se convirtió en el primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en los Estados Unidos, como miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco en 1977. Un año más tarde sería asesinado por su rival político y con ello nacería un leyenda que fortalecería a San Francisco para alzar más arriba una bandera reivindicativa, plural e incluyente en defensa de los derechos de homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Harvey Milk, Janis Joplin o Jimi Hendrix, ¿habrán visitado la Misión Dolores de San Francisco de Asís? Es curioso, San Francisco de Asís es el santo patrón de los animales y el medio ambiente, su personalidad no está tan lejos del San Francisco de hoy. Era vegetariano, poeta y predicaba la pobreza como un valor que lo llevó a un modo de vida sencillo. ¡Era un hippie de la Edad Media que renunció a la riqueza de su familia para servir como misionero!


“Yo necesito pocas cosas y las pocas que necesito, las necesito poco”. San Francisco de Asís

Tengo la impresión de ver en San Francisco una puerta abierta. Una puerta abierta a la migración, a la diversidad de idiomas, nacionalidades, creencias, preferencias. Una puerta abierta que no pregunta y que incluso construye su propia bandera. El carácter de San Francisco parece opuesto a San Francisco de Asís, pero sus valores de vida eran muy similares. Siempre será la misión del pueblo y el pueblo de la misión, aunque solo me queda imaginar la cara de los misioneros españoles viendo el desfile anual del orgullo gay de San Francisco.

Esta historia es el Capítulo VII de una #EscalaCalifornia que iremos contando poco a poco


Categorías
Crónica y reportaje

¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona, licenciada en Comunicación con un Máster en Periodismo de Viajes.

Deja un comentario

*

*