PUBLICIDAD

Un momento, señorita”, le decía mi madre al cajero del mercado mientras sacaba del bolso de Mary Poppins unos papelitos mal cortados y arrugados, los estiraba y los contaba y después de sentir la vibra de las personas que esperaban en la fila, mi madre le entrega un bonche de cupones de descuento al hombre de la caja.  Afortunadamente, es una escena del pasado, porque hoy en día podemos aprovechar los cupones de descuento desde nuestro ordenador.  Y es que, si algo aprendí de la Señora Bayliss, son sus medidas de ahorro. “No se trata de no tener, se trata de aprovechar lo que tienes” me decía.

Imagínate que en la compra de los billetes de avión te puedas ahorras el 10%, por ejemplo de Barcelona a Nueva York. Pensemos en 10% más para las dos semanas de hospedaje. Vamos a sumar las actividades de ocio, 10% en la entrada a algún museo y una ruta en bicicleta, por decir. ¿Cómo no pensar en la gastronomía local? Por lo menos una comida o cena rica con otro 10%. Podríamos ahorrarnos, al menos, de 150 a 200 euros. Un recurso que bien podríamos reinvertir en el mismo viaje en otro tipo de actividades o bien, para ahorrarlos.

Existen distintos truquillos para estirar nuestra moneda a la hora de viajar, pero también podemos apoyarnos en la vieja costumbre de los cupones de descuento en su versión más 2.0 posible que además, te abre la puerta a otras posibilidades de vivir tu viaje, pues en la búsqueda de descuentos, descubres un sinfín de categorías y opciones que pueden ajustarse a tus necesidades y sobre todo, a tu bolsillo, pero también, para acercarte a nuevas experiencias.

¿En qué se pueden obtener descuentos? Desde la compra de libro para leer durante el vuelo, gangas de trayectos cortos para escapadas de fin de semana o puentes; servicios integrales o paquetes que incluyen el vuelo, el hospedaje y la transportación; en el alquiler de coches o motocicletas; en restaurantes, escapadas gastronómicas, tours por museos, actividades en Las Vegas, actividades en Yucatán, plazas a destinos fuera de temporada, excursiones, traslados…

La empresa valenciana MasCupon, por ejemplo, ofrece descuentos en más de 400 tiendas diferentes: “Nuestra idea era ayudar a los usuarios a ahorrar dinero fácilmente cada día cuando compran online, sin registrarse y gratuitamente, directamente desde casa en su ordenador o incluso desde el trabajo con su móvil o tableta. Lo que hasta ahora ha sido una tendencia anglosajona de buscar descuentos en las compras online, vemos ahora cómo se expande rápidamente en tiempos de crisis aquí en el sur de Europa.” Alex Sepúlveda, director de la empresa.

Si no estás habituado a su uso, MasCupon nos lanza estas recomendaciones para que también, aprendas a detectar los buscadores de descuento más adecuados.

Recomendaciones:

  1. Buscar tus intereses.
  2. Considerar la fecha de caducidad.
  3. Lee las condiciones de compra.
  4. Conocer tus derechos como consumidor, por ejemplo, regresar un cupón antes del tiempo establecido por la empresa.
  5. Asegurar que obtienes tus cupones de un portal fiable.

Prácticamente podrías ahorrar en cada una de las compras necesarias que requieren un viaje.

  • Actividades y escapadas
  • Calzado
  • Electrónica y telefónica
  • Deportes
  • Libros, películas, videojuegos
  • Detalles y regalos
  • Saludo y nutrición
  • Belleza
  • Alojamientos
  • Moda
  • Viajes

La Señora Bayliss seguro estará orgullosa de mi economía. Porque he pasado de momentos bochornosos en el mercado con ella sacando sus cupones arrugados de su bolsa, a buscar de acuerdo mis necesidades, los mejores descuentos que permiten sumar números en verde y no en rojo. Como dicen otras madres, no sólo la mía, en esta vida no hay nada gratis y hay que cuidar de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco, aunque creo que eso lo dijo Benjamín Franklin.

 

Compártelo:

Sobre el autor

Estudió comunicación en Tijuana y se especializó en periodismo de viajes en Barcelona, es editora y creadora de contenidos viajeros.

Leave A Reply