Noticias

Consejos para hacer trekking

Caminata, senderismo, excursión, montañismo. En selva, bosques, valles, ríos, glaciares, volcanes. El trekking es considerado una forma ecológica, cercana y asequible para conocer parajes naturales a donde no se tiene acceso con los medios de transporte convencionales. 

Se trata de un término que viene de la palabra Trek, originado en Sudáfrica, tiene varias acepciones: migración, emigrar, viaje largo y complicado. Su origen no está claramente identificado, el inicio de su uso está asociado a varias hipótesis, una dice que se extendió en los años ochenta entre alpinistas que viajaban a los Andes o al Himalaya refiriéndose a las exigentes caminatas hacia la base de las montañas que se preparaban para ascender. Otra versión vincula su uso entre el ejército británico durante la guerra contra los bóers en la época del Gran Trek, en Sudáfrica.

Actualmente se utiliza indistintamente y de forma generalizada para referirse a la práctica del senderismo y el excursionismo. Ambas son actividades deportivas que consisten en hacer una caminata por lugares aislados, en un entorno natural, la diferencia es que el senderismo se hace por caminos señalizados de dificultad baja o moderada y con una duración de pocas horas o un día y en cambio, el excursionismo, se caracteriza por los recorridos realizados de forma independiente, en zonas montañosas o lugares remotos sin senderos marcados, tienen mayor nivel de dificultad y suelen durar varios días.

Si te gusta la naturaleza, tanto como a mi, empieza a planificar tu viaje, hay muchos destinos por todo el mundo que puedes visitar. ¿Te imaginas caminando por un volcán? Estos son algunos consejos para hacer trekking, si aún no lo has hecho, deberías considerarlo y animarte y, si ya tienes experiencia, puede que encuentres una nueva manera de viajar y caminar.

  • Básico: para preparar todo el equipo necesario durante el viaje, lo primero es informarse de las condiciones climáticas del lugar donde vas, temperatura media, humedad y probabilidad de lluvia. Esto nos dará el punto de partida para ir bien preparados ante cualquier situación.
  • Si vas a caminar durante horas: es imprescindible un calzado apropiado, unas botas que protejan los tobillos, con suela antiresbalante y seguro has escuchado el nunca jamás te pongas zapatos nuevos, te producirán roces y ampollas que pueden amargar tu caminata. En mi primer trekking para subir el tepuy Roraima, por falta de asesoramiento y experiencia, llevé unas botas nuevas, en el primer día ya tenía ampollas y todavía quedaban cinco días más de excursión, me tocó sufrir en silencio y lidiar con ellas unas cuantas semanas después del viaje.
  • Una mochila cómoda: con buen soporte en hombros, con cuerdas en pecho y cintura para repartir el peso, porque después de un rato, aunque ligeras, te cansará. Si haces una excursión de varios días, es muy importante llevar un peso que nuestra espalda pueda soportar. Lo ideal es que la mochila sea de material impermeable, en caso que no sea posible, puedes buscar una funda protectora, y para asegurar que no terminarás con toda la ropa mojada, puedes guardar tus prendas en bolsas plásticas, protege también tu saco de dormir, lo más importante es descansar bien.
  • Infórmate sobre el recorrido: si en tu caminata vas a atravesar ríos, puede que no haya puentes para cruzarlos y te toque hacerlo andando; en este caso, quítate los zapatos y déjate los calcetines puestos, así evitarás resbalar al pisar la superficie de las piedras. Ten a mano en la mochila varios pares de calcetines para que puedas cambiarlos rápidamente y no retrasar la marcha si viajas en grupo. Debo decir que cuando me aconsejaron esta técnica, dudaba de su eficacia, en mi viaje al Salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo, hay ríos durante el camino por donde caminar y donde bañarse, los calcetines evitaron muchas caídas que pueden ser peligrosas cuando se está rodeado de piedras enormes.
  • Camina a tu ritmo:  muchas veces cuando hacemos trekking en grupos, sentimos la presión por no quedarnos rezagados y aceleramos la marcha para alcanzar a los que van punteando, relájate, no se trata de una carrera, lo mejor es disfrutar el camino. Cada uno tiene su propia condición cardiovascular, si tienes alergias puedes tener una respiración inadecuada y sentirte exhausto. Si por el contrario, eres el atleta del grupo y desaceleras tu paso para acompañar a tus amigos que caminan más lento, también terminarás por cansarte.  Así que cada quien a su ritmo, ya habrá puntos de descanso o paisajes que te quitan el aliento, son lugares de reunión obligatorio para fotos, hidratación y compartir anécdotas del camino.
  • Mantenerse hidratado y con energías: lo ideal es llevar una bolsa hidratante que te permita sorber agua mientras caminas, podrás beber cada vez que lo necesites sin detenerte, eso si, bebe pequeños sorbos. Un termo que mantenga la temperatura del agua, sobretodo en climas calurosos, se agradece, pero procura tenerlo a mano en la mochila para que no tengas que detenerte o que prolongues más de lo debido tu hidratación para no frenar la caminata. Lleva barras energéticas, chocolates, galletas, frutas con alto contenido de azúcar como bananas, uvas o fresas, los carbohidratos te ayudan a reponer energía y si vas en grupo, lleva raciones para compartir, el espíritu de solidaridad también ayuda a recargar las baterías.
  • Vitaminas: Si preparas tu viaje con tiempo y sabes que compartirás el trekking con mosquitos, puedes tomar vitamina B12 dos semanas antes del viaje, incluso puedes triturar las pastillas de esta vitamina y mezclarlo con tu crema de protección solar, funciona como repelente natural. Si eres alérgico, te quedarás más tranquilo usando repelente en crema, evita el aerosol y lleva alguna pomada o ungüento para aplicar en las picaduras si aún con toda la protección resultas irresistible para los insectos.
  • Precauciones:  Estar en un entorno natural nos hace compartir el hábitat de muchas especies, unas amigables y otras indeseables, serpientes, arañas, hormigas y demás bichos exigen precaución. Cuando caminas entre árboles, piedras y montañas, puedes distraerte haciendo fotos o conversando. A medida que avanzas, debes anticipar tu entorno estando siempre atento, nunca coloques tus manos sobre una rama, un tronco, una piedra, una planta sin verificar antes la presencia de un animal peligroso.
  • Cuídate: No hace falta ser un experto para practicar senderismo o hacer alguna excursión en entornos más exigentes. Proteger tus piernas es fundamental porque son las que te permitirán seguir caminando. Si se trata de un terreno a desnivel, debes proteger tus rodillas en el descenso, es recomendable bajar con el cuerpo de lado, no totalmente de frente y controlar la fuerza y la rapidez de las pisadas para no cargar el peso de forma brusca sobre las rodillas. Si la bajada es una superficie regular, sin escalones ni obstáculos, puedes usar una técnica rápida e infalible, sentarte y deslizarte como en un tobogán. Haciendo una caminata por el volcán Etna, las pequeñas piedras lávicas no permitían el correcto agarre de mis botas o quizás era mi inexperiencia al ser la primera vez en tierra volcánica, tantas veces me caí que decidí dejar de frenar con las rodillas y bajar al estilo tobogán (solo recomendable si llevas pantalones y evitas frenar con las manos).

Si todavía tienes dudas, te dejamos una frase del periodista y escritor uruguayo, Eduardo Galeano: La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

Categorías
Noticias

Viajera independiente, venezolana de nacimiento y española de herencia. Ha fusionado su experiencia profesional en Marketing con el Periodismo de Viajes. Emprende cada viaje atraída por la diversidad cultural, la naturaleza, la gastronomía, la fotografía y la reflexión.

Deja un comentario

*

*