Noticias

¿Cómo ejercer un turismo responsable con los animales?

¿Dónde está la línea entre las tradiciones y el respeto a los animales? Si voy a Marruecos ¿no me subo a un dromedario para adentrarme al Sáhara? ¿No nado con delfines en Cancún? ¿No me subo a los burros-zebras de la Avenida Revolución de Tijuana? ¿Y los elefantes de Tailandia? ¿Qué pasa con los safaris, los zoológicos? Crear consciencia, “promover el respeto por los animales en los ámbitos social, legal y educativo” es el objetivo de la Fundación Faada, que entre otras campañas, buscan informar a los viajeros sobre su forma de viajar y relacionarse en ese viaje con los animales.

Detengámonos a pensar en ellos, en los animales. ¿A qué delfín le gustaría estar encerrado en una alberca “gigante” cuando nació para vivir recorriendo los mares del planeta? ¿Cómo terminarán el día los caballos después de estar parados al menos ocho horas en una esquina, cargando sobre su lomo una silla que hagan el paseo cómodo a un turista? Animales encerrados para poder ser expuestos que en muchas ocasiones sufren de maltrato y seguramente, un alma apachurrada por no tener libertad.

¿Qué podemos hacer? Identificar las problemáticas. Faada acaba de presentar su “Mapa interactivo de turismo responsable” en el 2do encuentro con Barcelona Travel Bloggers. Este mapa ofrece la información y los casos registrados por continente y país, los servicios o productos que se ofertan en el mundo y que perjudican el bienestar de diferentes animales, explotados y abusados por un viajero inconsciente que paga por verlos.

Los elefantes son algunos de los animales que más sufren de maltrado, sobre todo en países como Tailandia. |Fotografía: Víctor Gómez – Machbel

Estos son algunos de los servicios que te puedes encontrar en uno de tus viajes y que se vuelven a su vez, una invitación a ejercer un turismo responsable con los animales. Si se vende es porque se compra.

  • Fotografías con animales: Ahí está el animal esperando a que uno a uno de los turistas se tomen foto con él. ¿En qué condiciones pasan su vida estos animales? A muchos de ellos, según Faada, se les droga, se les arrancan garras y dientes o se les pueden precintar las bocas o encadenar para que el viajero salga con su foto.
  • Centros de elefantes y otros falsos refugios: La mayoría de los elefantes utilizados para paseos así como los que se encuentran en centros, han sido capturados como crías y “domesticados”. Faada reporta centros que existen bajo engañosos nombres como refugios u orfanatos que solo jugando con la sensibilidad del viajero pero no son más que otro negocio de explotación de animales. Un centro de recuperación real y cuidadosamente gestionado no reproduciría a sus animales, ni comerciaría con ellos, ni los entrenaría para llevar a cabo espectáculos.
  • Zoológicos y otros centros de cautividad: Existen unos 30,000 parques zoológicos a nivel mundial donde se exhiben literalmente millones de animales salvajes. Sus condiciones de vida son, en la mayoría de los casos, pésimas. Los animales cuyas necesidades y comportamientos han sido frustrados, se alojan en recintos sin enriquecimiento ambiental rodeados de cemento y barrotes. Los animales sufren física y psicológicamente por culpa del hacinamiento, la falta de espacio, estímulos, privacidad y refugio; condiciones climáticas extremas y el contacto visual y físico con los humanos. La cautividad es una industria multi-millonaria que se lucra de la exhibición de animales por coleccionismo.
  • Paseos en carros o burros: Los románticos y nostálgicos paseos en carro de caballos no resultan tan agradables para los animales, quienes deben trabajar largas jornadas, arrastrando pesadas cargas y soportando condiciones climáticas extremas. El poco descanso que reciben suele ser en cuadras ubicadas en el mismo centro de la ciudad y, a menudo, en condiciones inapropiadas.
  • Nadar con animales: Nadar o bucear con delfines, con leones marinos, o incluso cocodrilos o tiburones, aunque la breve diversión del público sea a costa del bienestar y la vida de muchos animales. Animales salvajes, impredecibles y enloquecidos por la frustración de sus necesidades en cautividad por lo que son potencialmente muy peligrosos. En el caso de los delfines, cuando alcanzan la madurez sexual suelen volverse agresivos.
  • Granjas de cocodrilos: Se suelen hacinar en condiciones precarias a numerosos animales que luego son sacrificados para el uso de sus pieles. A falta de enriquecimiento ambiental los animales se tornan agresivos y se atacan entre ellos. En muchos de estos centros se utilizan también a los animales para espectáculos donde son manipulados, provocados y acosados.

El acuario oceanográfico más grande de Europa está en Valencia, forma parte de la Ciudad de las artes y las ciencias. |Fotografía: Arlene Bayliss

  • Acuarios: Aunque pueda resultar más difícil observar emociones en los animales acuáticos de lo que puede ser con otros animales, las tienen. En los acuarios los animales sufren también de falta de espacio, hacinamiento y estrés causados por agresiones así como del contacto con el público, los ruidos y los flashes. Los animales acuáticos necesitan altos estándares de cuidado animal y además son altamente dependientes de la calidad del agua, por lo que la mortalidad en los acuarios suele ser altísima y grandes cantidades de animales acuáticos se capturan de la naturaleza para mantener la industria comercial de acuarios.
  • Paseos en camellos: Los camellos, tan utilizados para fotografías o paseos, sufren también de los problemas de salud y bienestar que implica el cautiverio y de la imposibilidad de desarrollar sus comportamientos naturales. Es frecuente que sufran enfermedades en los pies y artritis. Los camellos son animales que en libertad recorren largas distancias, y la limitación de sus movimientos les afecta negativamente.
  • Rodeos: Existen diversas variedades de rodeos; pueden consistir en atar novillos o bueyes, luchar con ellos o saltar sobre ellos y tratar de mantenerse encima. Todos estos eventos pueden causar graves lesiones a los animales involucrados. Hasta el caballo o el toro más gentil dará coces si se le ata una cincha fuertemente a su abdomen o se les pinchan los genitales. A menudo se utilizan porras eléctricas, ungüentos cáusticos y látigos para irritar y enfurecer a los animales antes del espectáculo.
  • Carreras: Aunque relacionamos a los caballos a las carreras, también se utilizan búfalos, camellos y perros. Cuando los caballos deben saltar obstáculos, es frecuente que haya caídas, lesiones, fracturas graves e incluso muertes de animales. También existe evidencia de que algunos métodos de entrenamiento son severos, puesto se trata de un juego que implica grandes cantidades de dinero.

El Delfinario del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. |Fotografía: Arlene Bayliss

  • Delfinarios: Miles de delfines viven en cautividad en al menos 250 centros por el mundo además de otros cetáceos como orcas o ballenas beluga. Estos animales sufren enormemente en las condiciones limitadas de los delfinarios y los niveles de estrés y mortalidad son muy elevados. Los delfines nacieron para nadar largas distancias y sumergirse en las profundidades, en los delfinarios son utilizados para realizar acrobacias en pequeños tanques de cemento.
  • Osos Bailarines: En algunos países se utilizan osos como reclamo turístico ya sea haciéndoles “bailar”, para fotografías o en peleas con otros animales. Normalmente capturados de la naturaleza cuando son cachorros, se les arrancan los dientes y las garras y se les atraviesa el hocico o las mejillas con aros metálicos o directamente con una cuerda para poderlos controlar a través del dolor. Estas retrógradas actividades persisten todavía en muchas partes del mundo, particularmente en Europa del Este, la India y Pakistán.
  • Safaris de caza y pesca: Los safaris de cacería se ha extendido y los turistas pueden viajar a destinos exóticos para cazar o pescar animales salvajes y, en algunas ocasiones, incluso de especies el peligro de extinción. Esta modalidad involucra la matanza de animales en recintos cerrados en que los animales no tienen escapatoria.
  • Souvenirs: La compra de recuerdos con partes de animales es totalmente desaconsejable. Posiblemente proviene de una especie amenazada o es resultado de un abuso animal, es mejor optar por alternativas que no contengan concha, cuerno, pieles, plumas, dientes, huesos, etc. La compra de animales vivos como mascotas está prohibida en muchos países.
  • Encantadores de serpientes: En países como la India y Marruecos es frecuente ver los llamados “encantadores de serpientes”. Cada año se cazan furtivamente miles de serpientes para estos espectáculos que son una de las principales causas de su desaparición. Para evitar mordeduras, se suele cortar los colmillos de los animales o pegar su boca con pega de manera que sólo puedan sacar la lengua.
  • Exhibiciones de aves rapaces: En mercados medievales y similares se puede encontrar la exhibición de aves rapaces, que suelen vivir atados a palos con cuerdas cortas o en pequeñas jaulas. Los que se usan en los espectáculos sólo tienen oportunidades de volar en estos momentos, y los que no participan de ellos normalmente no podrán volar nunca.
  • Granjas de tortugas: Promovidas en ocasiones engañosamente como centros de conservación de tortugas marinas, las granjas o criaderos de tortugas son simplemente una actividad comercial. En estos lugares, se interrumpen los comportamientos naturales de cría y se mantiene a las tortugas en condiciones inapropiadas exclusivamente con finalidades de exhibición y lucro.
  • Safaris y otros avistamientos de animales en la naturaleza: Cada año se organizan 12 millones de viajes para observar animales en su estado salvaje, ya sea en safaris o excursiones como para observar delfines y ballenas. Aunque muchos de los operadores de estas actividades son responsables, algunos acosan a los animales excesivamente causándoles un estrés innecesario y alterando sus ciclos vitales.
Los zoológicos, esos espacios que por más grandes, son una cárcel. |Fotografía Víctor Gómez - Machbel

Los zoológicos, esos espacios que por más grandes, son una cárcel. |Fotografía Víctor Gómez – Machbel

Se trata de evitar repetir y reproducir acciones que deben desaparecer, evolucionar. Faada cuestiona la industria del cautiverio y del espectáculo con animales tanto a nivel España como a nivel europeo, pero también, es un fuerte crítico de los delfinarios en México, en donde incluso, se han logrado resultados legales que protegen a estos animales.

Un viajero responsable puede ayudar a financiar la protección de especies amenazadas en la naturaleza y poner fin al sufrimiento de los animales en cautiverio. Los animales salvajes deben vivir en la naturaleza y no explotados en cautividad.

Si eres bloguero de viajes, súmate y forma parte del compromiso social aquí.

Categorías
Noticias

¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona, comunicóloga con un máster en periodismo de viajes.
3 Comentarios sobre esta publicación.
  • Viajes Amazigh Maroc (@ViajesAmazighM)
    20 marzo 2015 at 8:16 pm
    Deja un comentario

    Nos ha gustado mucho nos alegra compartir el espacio Faada con vosotros. Personalmente al menos en mi presencia estas actividades no se realizan….las fotos sin flash y a cierta distancia, los dromedarios de lugares donde sabemos que están bien cuidados, no paseos en calesa y mucho más…..Un Saludo desde Marrakech

  • Sin luces por el Sáhara marroquí
    4 mayo 2015 at 8:00 am
    Deja un comentario

    […] aquel mismo camino el día anterior, sólo que en sentido contrario, en grupo y montados sobre la joroba de los camellos. Vimos el amanecer por encima de una duna inmensa. Era el final de nuestro segundo día cuando Said […]

  • ¿Cómo ejercer un turismo responsable con los animales? | Alberto Correra
    5 agosto 2015 at 4:31 pm
    Deja un comentario

    […] Sourced through Scoop.it from: viajeconescalas.com […]

  • Deja un comentario

    *

    *