¿Se han preguntado de qué depende que una zona arqueológica sea más famosa que otra? Comalcalco te hace cuestionarlo, algo parecido genera Bonampak o Toniná. Un camino de tierra señalizado por grandes árboles y robusta vegetación te llevan a descubrir la ciudad ladrillo de los mayas. Es la única de Mesoamérica que se construyó con este material de abobe y en donde además, se encuentra el primer cementerio maya con más de mil años de antigüedad. ¡Una joya arqueológica!

La cultura maya tiene una historia aproximada de 3,000 años en Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador y México. Hoy su legado es mundial, sobre todo en el ámbito científico y astronómico, sin embargo, con la llegada de los españoles al territorio mesoamericano, fue destruido el modelo de civilización, por lo tanto, lo que hoy llamamos ruinas -la arquitectura maya- son zonas de estudio claves para comprender la evolución de esta antigua civilización.

Comalcalco, bajo el calor tropical de Tabasco, esconden una zona arqueológica que deja expuesto el trabajo que requirió colocar ladrillo por ladrillo, todos, pegados con una mezcla de estuco hecho con concha de ostión. Una ciudad adaptada a la topografía y que además, expone que, al no contar con las herramientas y las tecnologías para construir, la fuerza humana se volvió la respuesta para edificar ciudades enteras.

La ubicación de Comalcalco le sumo importancia a la ciudad más contemporánea de los mayas: el comercio. Dos ríos cercanos, uno de ellos desaparecido, proporcionó una ruta de mercancías entre la costa del Golfo de México y la península de Yucatán, del Altiplano central y el extremo norte del Golfo. Dejando ver que  “Desapareció la imagen del hombre maya como primitivo agricultor pacífico practicando ritos religiosos esotéricos en la quietud de la selva. El resultado es un pueblo guerrero lleno de vida, en número insospechado anteriormente, que usó técnicas agrícolas muy avanzadas. Y al igual que los vikingos, a medio mundo de distancia, comerciaban e invadían con brío“, señala Howard LaFay en su texto “Los mayas”.

Son cerca de 7 kilómetros cuadrados de un asentamiento prehispánico que vivió su apogeo entre el año 800 y el 1000 después de Cristo, menos del 20% explorado y descubierto hasta 1956. Ahora te preguntarás, ¿cómo no había escuchado hablar de Comalcalco?

 

Más información: Mundo Maya

 

Compártelo:

Sobre el autor

Periodista en viajes de Tijuana en Barcelona. Es editora y creadora de contenidos.