Arte y Cultura

Cinco personalidades de Francia sin París

Admitámoslo. Es un país de peso, con una fama espumosa y de gran personalidad. Decenas de imágenes vienen a nuestra mente si pensamos en viajar a Francia: viñedos, la repostería, la Torre Eiffel, el sendero a las orillas del río Sena, Notre Dame; es cierto que París es la gran dama que se roba la mayoría de las miradas, pero los rostros del país son diversos y variados, abrazados por la atmósfera que ofrece, como en pocas regiones del mundo, de montaña, campo y playa. No por nada es el país con más visitantes del mundo con una vasta riqueza histórica y artística que no se centra en una región, sino en todo su territorio. Para ejemplo:

  1. Burdeos a buen puerto: Dicen que es la más española de las ciudades de Francia, esto se debe al gran porcentaje de habitantes de origen español. Una condición que no es reciente, sino producto de una larga tradición de intercambios históricos; aquí murió en el exilio Francisco de Goya, por ejemplo. Por otra parte, Burdeos es de terrazas en cada esquina, de bares, de tiendas de moda y diseño, y de grandes muelles para dar y largos paseos. Además, como cereza en el pastel,  aquí está el viñedo más grande y antiguo de vinos finos del mundo. ¡Chin, chin!
  2. Narbonne y las fiestas de verano: al sur de Francia, a unos 100 kilómetros de la frontera con España se encuentra esta ciudad que goza de sol unos 300 días al año. Su casco histórico cuenta con 2,500 años de historia y ofrece un entorno natural envidiable, todo esto y entre otras cosas, como escenario del mediterráneo que se transforma de mayo a agosto. La temporada arranca con el Festival de Primavera dedicado a la cultura española, ese mismo mes se vive Natur´Ailes, el festival de las grandes cometas en Narboenne Plage; en julio el Festival Barques en Scéne, dedicada a la canción francesa y siguen dos o tres más festivales, posiblemente cuatro… ¡Qué forma de vivir verano!
  3. Arles es el museo al aire libre. Dicen que aquí las piedras están vivas, que todas juntas representan a la ciudad considerada museo. Su mezcla es de una vida rural y al mismo tiempo una más contemporánea. En Arles te encuentras más de un centenar de monumentos como El Claustro y la Catedral de San Trofilmo, las termas de Constantino, el Teatro Romano y otros sitios que están mezclados con la estela de Van Gogh y los 300 cuadros que aquí realizó; con las exposiciones de Picasso  y también, Arles tiene una relación con el arroz, el 99% de la producción del país, sale de aquí. ¿Se imaginan esos paisajes de campos de arroz?
  4. Aviñón, ciudad de gastronomía: Aquí huele a cocina tradicional, moderna e innovadora, es una de las ciudades de Francia con más estrellas en la Guía Michelin. Una cocina caracterizada por el ajo, el aceite de oliva, el puré de tomate y el sazón de las especias como la albahaca, el romero o el laurel. El mercado de las Halles es una buena idea si quieres descubrir los productos de la ciudad, muchos con una gran influencia de los viñedos cercanos. Sí, Aviñon está rodeada de viñedos.
  5. Valle de Loira en bicicleta: Sant-Jacques à vélo o lo que es lo mismo, el Camino de Santiago de Compostela en bicicleta desde el Valle de Loira. Es la primera ruta ciclista francesa con 380 kilómetros de sendero que te llevan por el barrio histórico de la ciudad, los puntos dedicados a San Martín y Santiago y por largos senderos con vistas al horizonte. La ruta atraviesa la región por la Beauce y la Touraine, sigue por los valles de Eure, de Loi, de Lloira y de Vienne. ¡Francia en bicicleta!

 

 

 

Categorías
Arte y CulturaListas

¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona, comunicóloga con un máster en periodismo de viajes.
2 Comentarios sobre esta publicación.
  • Viajar a Marsella con lluvia | Viaje con Escalas, revista de viajes
    24 julio 2017 at 7:48 pm
    Deja un comentario

    […] así, viajé desde Montpellier al sur de Francia. Fue un trayecto de dos horas en un auto que no era mío, sin prestar atención al camino y […]

  • Nicaragua: no hay tren más al sur – Viajes con Escalas
    25 julio 2017 at 12:33 pm
    Deja un comentario

    […] no comprendía lo de que la llamen el París de Centroamérica. Nicaragua no tiene nada que ver con Francia; ni Granada, con París. Hace calor, el cielo es tropical, las casas no superan las tres plantas de […]

  • Deja un comentario

    *

    *