Relatos

Catania, la ciudad del Etna

En Sicilia, se encuentra una ciudad que tiene como vecino un volcán. Ha definido la geografía de la ciudad, los frutos de su tierra, el clima y también parte de sus actividades que terminan estando ligadas al volcán Etna, el considerado el más activo de Europa y además, el que rompe con todas las reglas que han buscado explicar su naturaleza. Impredecible, vivo y muy viejo, deja claro que la presencia del ser humano en la tierra es muy minúscula comparada con la vida de un volcán.

De los más de sesenta municipios que conforman Catania, seis en particular son conocidos como los pueblos Aci, es decir, Aci Bonaccorsi, Aci Castello, Aci Catena, Aci Sant’Antonio, Acireale y Acitrezza, pueblos costeros con chispas especiales, esencias unidas al Etna, a la costa, a los pescadores, a la vida de Catania y a su mitología.

La costa, con la diversidad de fenómenos naturales que ofrece, también beneficia a los que trabajan con el mar, con la pesca, la alimentación diaria y la que representa como mercado. Esa costa volcánica que ha sido trabajada por pescadores de Catania. Una flota pesquera del puerto es de trescientas embarcaciones. Más del 65% trabajan la pesca local, como las anchoas, un alimento presente en toda Catania, que se puede pescar durante todo el año y que se cocina en un platillo que se prepara empanizado, frito con limón, asado y preparado con salsas cocidas.

Muchas son las historias de quienes viven con el mar de cerca, y también tienen sus propios espacios. En este caso, los rostros de los pescadores, sus manos, sus instrumentos de trabajo, las botas de hule, los enormes cuchillos, se pueden ver en su apogeo en la Pescadería o Pescheriael antiguo mercado de pescado de la ciudad, legendario, en pleno centro histórico muy cerca de la Piazza Duomo, debajo del túnel de paredes de Carlos V, presentando lo más colorido y también ruidoso del centro.

El mercado es de interior y exterior; esta última es la parte más colorida, ya que los gritos de los pescados para promoción de las ventas crean una atmósfera folklórica. Abre sus puertas a las cinco de la mañana, y para el mediodía se convierte en un evento social, siendo la hora de compensar a recoger. Pescadores veteranos se acercan, platican en una actitud de discusión, los más ancianos del pueblo se detienen sobre un barandal para entretenerse con el movimiento. Una llave de agua permite dar de beber a los hombres, que se laven las manos o laven sus botas. Los turistas se hacen notar rápidamente; si no es por las cámaras, lo es por su caminar lento y observando, con mirada de asombro/miedo.

Pero esta ciudad es parte de ese volcán, está ligado de inicio a fin y para entender al Etna y sus misterios, hay que cambiar el concepto humano que tenemos sobre la dimensión del tiempo. Nuestro tiempo corre en segundos y el tiempo en geología transcurre en millones de años. La historia del planeta empezó hace 4,6 billones de años. Comparando con una película, los seres humanos vivimos en un fotograma de la evolución. Solo así se puede intentar comprender la magnitud de los cambios y la relevancia del proceso evolutivo que comienza después de cada erupción.

El Etna es un volcán complejo, caminarlo y conocerlo es una experiencia por su posición geográfica y por el contexto tectónico en el que se encuentra. Comprende las etapas más significativas de la evolución de la cuenca del Mediterráneo, su estudio está ligado a la sismicidad y a la vulcanología. Su historia es conocida desde tiempos inmemoriales, griegos y romanos han narrado la actividad volcánica del Etna.

Pero a este volcán que se puede caminar, también se puede rodear y rodear Catania, todo su perímetro usando el el Circumetnea, el metro y el autobús, en conjunto. Acerca a lo más lejano, esa gran vena de enlace por vías, calles, y subterráneo: las ventanas de la ciudad, del husmear, de curiosear y descubrir. Conociendo los caminos únicos y cotidianos, las panorámicas continuas, el movimiento y la dinámica que sólo Catania puede ofrecer, la ciudad siciliana entre la costa y el volcán.

Te invitamos que conozcas más de esta ciudad con esta fotogalería:

 

 

Categorías
Relatos

¡Ahorita Vengo! Eso dijo en su casa y no ha vuelto. De Tijuana en Barcelona, comunicóloga con un máster en periodismo de viajes.

Deja un comentario

*

*