Arte y Cultura

Año nuevo todo el año

Todos damos por sentado que cada primero de enero comienza un año nuevo, pero esto solo ocurre en los países occidentales regidos por el calendario gregoriano. En los países orientales, las fechas de celebración varían de acuerdo al calendario lunar. En China y Vietnam, el inicio del año sucede entre el 21 de enero y 21 de febrero según la fecha de la segunda luna nueva después del 21 de diciembre que corresponde al solsticio de invierno. En algunos países como Irán, se celebra el día 21 de marzo que da inicio a la primavera. En Birmania, Tailandia y Camboya es el 14 de abril el día que comienza el nuevo año. Para los indios mapuches de América del Sur, el año empieza cada 24 de junio. En Etiopía, la festividad es el 11 de septiembre. El Año Nuevo hindú se celebra durante el mes de noviembre. Se puede decir que casi cada mes durante el año, en algún lugar, tribu o religión se festeja la llegada de un nuevo ciclo.

En los países occidentales cada 31 de diciembre se celebra la Nochevieja y se da la bienvenida al Año Nuevo haciendo cuentas, balances, listas de propósitos y deseos, no hay fronteras ni diferencias culturales para lo que todos los seres humanos deseamos, amor, prosperidad y buena suerte. Existen muchos ritos, costumbres o supersticiones compartidas en diferentes países para pedir por estos símbolos de plenitud y felicidad. Hagamos un viaje a través de las tradiciones más peculiares.

Amor a la familia, a los amigos o en pareja

El abrazo de Año Nuevo a las personas con quienes compartimos este día es la muestra más extendida de amor y buenos deseos para amistades y familiares. Cuando se trata de amor, la imaginación da para mucho, en Venezuela, subirse a una silla y saltar al suelo justo a las doce de la noche es una práctica que hacen las solteras que desean conseguir pareja. El uso de ropa interior color rojo es una tradición extendida en España, México y Ecuador como creencia de garantizar buena suerte en el amor para el año que comienza. Recibir y dar un beso en el momento de las campanadas se hace en Estados Unidos para no estar solo durante todo el Año Nuevo que comienza. En algunas zonas de Dinamarca se rompen vajillas lanzándose los platos contra la puerta de los seres queridos como símbolo de cariño y buenos deseos.

Prosperidad económica

Algunas tradiciones de fin de año tienen como propósito la superación económica. En Italia está muy arraigada la costumbre de comer lentejas como símbolo de abundancia y prosperidad. También en Chile se acostumbra comer una cucharadita de lentejas a las doce de la noche con este mismo significado. Recibir el año con un billete en el bolsillo, una moneda en un zapato o apretando el dinero en una mano mientras el reloj marca las doce son supersticiones en países latinoamericanos para atraer riquezas.

Buena suerte

Las doce uvas verdes o lilas, es una de las costumbres más conocidas en países de habla hispana, varía el simbolismo, bien sea que se coman al ritmo de las doce campanadas para pedir un deseo por cada uva, para dar gracias por lo bueno que nos deja el Año Viejo, para simbolizar los doce meses del año o simplemente como rito de buena suerte. Esta tradición se originó en España y se ha extendido a países como Colombia, El Salvador, Chile, Venezuela y México. Una vez más la ropa interior entra en acción, el uso en la Nochevieja de estas prendas en color amarillo se relaciona con la buena suerte en Chile, Ecuador, Perú y Venezuela.

Un ritual de despedida del año viejo compartido en países latinoamericanos como México, Ecuador, Perú, Honduras, Colombia se hacen muñecos para ser quemados generalmente con fuegos artificiales. En ocasiones,  estos monigotes representan personajes populares que han perjudicado al país en cuestión. Creo que si esta costumbre se celebrara en España, en más de una ciudad el monigote quemado tendría relación con la inolvidable relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor.

Como no podía faltar, los viajeros también tenemos nuestra costumbre, dicen que para tener un año nuevo lleno de viajes hay que salir con el equipaje a recorrer las calles cerca de casa cuando el reloj marca las doce. Unos recomiendan llevarla vacía, otros más ambiciosos sugieren colocar pasaporte y dólares para asegurar viajes al extranjero durante todo el año.

El secreto de todas estas supersticiones no es la destreza para hacer varias tareas a la vez, ni la capacidad para priorizar entre comerse las uvas, mientras pides tus doce deseos, brindas con la respectiva bebida espumosa, abrazas a quienes te acompañan en sesenta segundos o en solo doce campanadas, sin ahogarse y sin derramar nada.  El verdadero valor del día más festejado en el mundo es dar gracias por los proyectos cumplidos en el año viejo, valorar a quienes han pasado por nuestras vidas esos 365 días y comenzar el año con la firme creencia que será aún mejor, como dice la canción: año nuevo, vida nueva, más alegres los días serán, año nuevo, vida nueva, con salud y con prosperidad. 

Ahora que conoces estas costumbres ¿con cuál de ellas quieres recibir este año 2014?

Categorías
Arte y Cultura

Viajera independiente, venezolana de nacimiento y española de herencia. Ha fusionado su experiencia profesional en Marketing con el Periodismo de Viajes. Emprende cada viaje atraída por la diversidad cultural, la naturaleza, la gastronomía, la fotografía y la reflexión.

Deja un comentario

*

*